Los derechos de Propiedad Intelectual en tiempos de guerra: ¿es tan fácil desconectarse tecnológicamente del mundo?

Segunda parte

Desde la barra Análisis Los derechos de Propiedad Intelectual en tiempos de guerra:...
- Advertisment -

Este post ha sido elaborado por Manuel Sánchez Salom, Abogado de propiedad intelectual.

Que la Federación Rusa decidiera dejar de proteger los derechos y creaciones de titulares extranjeros seria sorprendente y puede que contraproducente. Se trataría de una práctica poco común en los conflictos armados, donde los países avanzados tecnológicamente intentan mantener vigente los sistemas de protección de patentes industriales hasta que normalmente por el devenir de la guerra su funcionamiento resultara inoperativo (como por ejemplo en los casos de las oficinas de patentes de Madrid y Berlín durante la guerra civil y la segunda guerra mundial respectivamente, fueron bombardeadas ya que jugaban un papel muy importante en las industrias armamentísticas y farmacéuticas del momento).

Podríamos plantearnos la situación desde perspectiva de que salirse del sistema de protección internacional puede ser un movimiento estratégico inteligente. En efecto, en un mundo donde la gran mayoría de patentes y bienes de propiedad industrial son accesibles libremente al estar publicados en bases de datos online o simplemente son accesibles en internet, el apartarse de este sistema y aprovecharse del mismo puede tener sentido.

Sin embargo, y sin entrar en la cuestión de que la mayoría de tratados internacionales establecen mecanismos de protección que deben ser recíprocos; la realidad histórica nos ha demostrado que, aun teniendo el conocimiento de las patentes, o incluso el producto o tecnología materializados y utilizables, estos carecen de utilidad si no posees el personal cualificado y el know-how inherente a cada tecnología para hacerla funcionar. Debemos tener en consideración que las patentes de mayor interés o utilidad pueden tramitarse mediante el procedimiento de secreto por interés para la defensa nacional, e incluso en el caso de que la escisión de Rusia se produjera, se plantean escenarios adicionales de creación de sistemas de protección paralelos y específicos para las patentes militares y tecnológicas, evitando así su normal divulgación en bases de datos públicas. Por lo que el salirse de las reglas de juego, no parece resultar muy beneficioso.

Prueba de la importancia del know-how y del conocimiento técnico tecnológico, es la recurrente situación vivida en las antiguas colonias como Argelia. Al independizarse, provocaron el abandono por parte de Francia de todas las máquinas y activos tecnológicos e industriales en el país, pero ante la falta de conocimiento técnico de los argelinos, no pudieron utilizarlas y toda la tecnología industrial y agrícola devino prácticamente inservible.

Otro escenario análogo al que puede se puede enfrentar la Federación Rusa, fue el que se produjo en la España franquista después de la derrota de sus aliados del Eje, que no solo se limitó a un aislamiento internacional severo desde el ámbito político, sino también al ámbito económico y tecnológico. Los países y naciones “aliadas” se mostraban recelosas de compartir conocimientos y tecnología con una nación que no solo había apoyado al bando enemigo en la guerra, sino que también había optado por la autarquía económica como respuesta ante dicho aislamiento, y por la nacionalización y expropiación de empresas. Las autoridades españolas tuvieron que trabajar duramente para conseguir la confianza de los actores económicos internacionales para que consideraran a España como un país seguro y rentable para el registro y explotación de la tecnología básica para la población española, como las farmacéuticas.

La situación de la Propiedad Industrial en España ya venía siendo convulsa desde el inicio de la guerra civil. En el número 52 de la revista Marchamos de la oficina española de patentes y marcas. año XVII, encontramos un artículo dedicado a la situación de la propiedad industrial en España durante la Guerra Civil Española. En nuestro caso, se produjo una duplicidad de oficinas de registro de la propiedad industrial. Por una parte, se creó la Junta de Defensa nacional en Burgos que administrativamente se encargaba de la jurisdicción perteneciente al bando nacional y recibió un enorme número de solicitudes de patentes armamentísticas y químico farmacéuticas alemanas. Por otra parte, en el territorio perteneciente al Gobierno de la República, la propiedad industrial siguió gestionándose desde las oficinas del Palacio de Fomento en Madrid, donde se continuaron tramitando patentes en su mayoría armamentísticas procedentes de empresas del Reino Unido y Francia, aunque también se presentaron varias patentes alemanas.

Prueba de las dificultades que puede conllevar el no implementar un sistema de protección de patentes e innovaciones, fue el duro recorrido al que se tuvieron que enfrentar para la introducción de las patentes de Penicilina en España. A pesar de que dicho medicamento ya era conocido por los médicos españoles y ya había circulado por el país, la industria farmacéutica española era incapaz de replicar la formula y por lo tanto los estándares de calidad y seguridad sanitaria de las patentes originales norteamericanas les estaban vetadas.

No sería hasta 1949 cuando el Ministerio de Industria publico la concesión de las primeras licencias de producción de penicilina, mediante la adquisición de las patentes y el know-how titularidad de Merck & Co. Inc. y supuso la entrada en España de las primeras fabricas químico farmacéuticas americanas. Es decir, la adquisición no solo se limitó a la comercialización y producción del producto, sino a la transferencia de conocimiento y la creación de fabricas aptas para la producción a los estándares de calidad deseados, considerando en la época que las patentes y el know-how inherente a las mismas se confluían en un mismo concepto.

Sin poner en duda la capacidad de la industria rusa, la realidad es que actualmente dependen del comercio exterior en sectores clave como por ejemplo el farmacéutico, por lo que si dichas compañías no reciben un mercado con garantías podrían provocar el corte de suministros o la limitación de los mismos.

También se ha planteado la posibilidad de que se produzca la expropiación forzosa de los activos de PI de las empresas occidentales o de aquellas que abandonan sus actividades comerciales en Rusia. Esta situación ya se planteó en Europa, y en concreto hablamos de España tras el fin de la Segunda Guerra mundial, respecto a las patentes, industrias y fábricas alemanas bajo la adhesión a los programas “Safehaven”, y a la resolución adoptada en la Conferencia financiera y monetaria de Bretton Woods, New Hampshire y a las declaraciones de las Naciones Unidas de 5 de enero de 1943 y de 22 de febrero de 1944.

De esta forma, se estableció el bloqueo de los bienes pertenecientes, total o parcialmente, a nacionales extranjeros provenientes de países del Eje o de países que habían sido dominados por ellos, pretendiendo transferir su titularidad a ciudadanos españoles. A pesar de las dudas iniciales, la Comisión de Expropiación de Bienes Extranjeros (CEBE) se mantuvo firme en la inclusión de mantener como activos a expropiar las patentes y las marcas alemanas, y que los nuevos propietarios de las empresas nacionalizadas y subastadas tuvieran asegurada la asistencia técnica y comercial de las matrices alemanas.

Sin embargo, tal era la dependencia del personal técnico y del conocimiento original de las matrices alemanas, que la posición española se basó en ganar tiempo para evitar la desactivación y desmantelamiento de la economía, y realizar una transición que fortaleciera o al menos mantuviera la estabilidad de la economía española muy dependiente de los activos alemanes. En la mayoría de los casos después de las expropiaciones, los nuevos propietarios seguían siendo los mismos, siendo estos antiguos directivos y trabajadores que iban a mantener contacto con la empresa matriz. Fácticamente confirmamos el escenario que ya venimos planteando, de que los activos de Propiedad Intelectual per se, no son suficientes y que requieren de un activo humano y de conocimiento técnico que dificulta el éxito de unas expropiaciones al uso de la propiedad industrial.

A diferencia de la sociedad del siglo XX, en la actualidad prácticamente todo el conocimiento técnico relativo a la propiedad intelectual, desde las patentes a los derechos de autor, es fácilmente replicable ya que se encuentra plenamente descrito y accesible en las respectivas páginas web de las oficinas nacionales e internacionales, por lo que su copia o infracción parece más fácil. Sin embargo, copiar careciendo de los conocimientos clave necesarios para llevar a cabo aquellos productos más complejos con la misma calidad y eficacia que los productos originales resulta una tarea imposible tal y como ha demostrado la historia, o en relación a los derechos de autor, copiar sin el talento o estándares de calidad de los autores originales carece de sentido. En todo caso, cualquier ataque a los estándares internacionales de protección de la propiedad intelectual o incluso la mera inacción en defensa de los mismos en temas más básicos de derechos de autor podría afectar e influir en la confianza de las empresas más importantes de industrias como por ejemplo la farmacéutica, de la que siguen dependiendo enormemente a día de hoy.

Lvcentinvs
Desde la Asociación de Antiguos Alumnos del Magister Lvcentinvs y la Universidad de Alicante (España), información actualizada sobre los avances en materia de propiedad intelectual y de Derecho internacional privado para juristas europeos e iberoamericanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LO ÚLTIMO

Must read

Fútbol Club Barcelona vs OAMI

**Artículo preparado para Lvcentinvs por Pablo Fdez.-Rebollos H., alumni...

Post invitado: STG de 25 de noviembre de 2014, T-450/09, «Cubo de Rubik»

**Entrada preparada para Lvcentinvs por María José Rodríguez Alonso...
- Advertisement -

Quizá también te gusteRELACIONADOS
Recomendados para ti