Arte, porno y derechos de autor en Galeria Uffizi ¿Se puede demandar por la reutilización del arte en el dominio público?

Desde la barra Arte, porno y derechos de autor en Galeria Uffizi...
- Advertisment -

Este post ha sido escrito por Magali Contardi y Enrico Bonadio. Es una actualización de un post anterior en The Conversation.

A principios del mes de julio, Pornhub, una plataforma porno canadiense que pertenece a la sociedad holding luxemburgués MindGeek, puso a disposición en su sitio web (y en la app) “Classic Nudes”, una guía online que muestra el perfil de desnudos o eróticos en obras de arte clásicas custodiadas en las galerías más renombradas del mundo, como la National Gallery de Londres, el Museo del Prado de Madrid, el Louvre de París y la Galería Uffizi de Florencia.

Algunas personas piensan que los museos son aburridos, ¿Pero qué pasaría si te dijéramos que albergan una colección de porno de valor incalculable?”, se lee en el sitio web de Pornhub, seguido de frases que se burlan de las obras de arte clásicas más famosas del mundo “Déjame ayudarte a saltarte todos los cuadros aburridos como La Mona Lisa e ir directamente al pervertido semental del Louvre”.

La iniciativa desató la furia del Louvre y de la Galleria Uffizi. Especialmente controvertida fue la iniciativa Classic Nudes de Pornhub centrada en reutilizar obras de arte clásica – como la obra “La Maja Desnuda” de Francisco Goya, el “Nacimiento de Venus” de Botticelli o la estatua romana de la Afrodita Knidiana  – y convertirlas en pornografía en vivo.

Los abogados de la Galeria Uffizi enviaron a Pornhub un requerimiento con el que amenazaban con emprender acciones legales por el uso no autorizado de imágenes de sus obras maestras, incluido el “Nacimiento de Venus” de Botticelli. El Louvre también amenazó con demandar a la plataforma canadiense, tras solicitar la inmediata remoción de las imágenes de las obras clásicas reinterpretadas. Tras el requerimiento, pocas semanas después, la plataforma en definitiva removió los contenidos que reinterpretaban las obras custodiadas por la Galleria Uffizi, el Museo del Louvre y el Museo de Prada.

¿Derecho de autor u obras de dominio pùblico?

Los derechos de autor no son eternos. Para la mayoría de las obras, como las artísticas, literarias y musicales, dura 70 años después de la muerte del autor. Luego la obra entra en el dominio público, lo que significa que puede ser utilizada libremente. ¿Cómo puede entonces prohíbirse la reproducción del “Nacimiento de Venus” de Botticelli, una obra del 1485?.

El derecho de autor protege también los derechos morales, como el derecho a oponerse a cualquier distorsión, mutilación u otras modificaciones de la obra, que se transmiten a perpetuidad a los descendientes del autor, quienes podrán por lo tanto defender la memoria del autor y su mensaje cultural. En la eventualidad que no haya algún tatara, tatara… nieto de Boticelli, trantándose de obras de arte de valor cultural para la sociedad, la ley sobre derechos autor italiana atribuye el ejercicio de dichas facultades al Ministro de Patrimonio Cultural. En Grecia, otro país con un rico patrimonio cultural, existen disposiciones análogas en la ley sobre derechos de autor.

Los museos y galerías también pueden ampararse en los derechos de autor para restringir el uso de imágenes de piezas de dominio público dentro de su colección, o de todos modos cobrar por dicho uso. Varios de ellos lo hacen, por ejemplo, declarando en sus términos y condiciones de uso que sus fotografías de las obras están sujetas a derechos de autor y no pueden utilizarse sin pagar una tasa. Ciertamente hay también intereses económicos en juego. Tomemos el ejemplo de los Uffizi. Es uno de los museos más visitados de Italia, y alrededor de un millón de euros de ingresos en 2019 procedieron de la venta de fotografías de su colección.

¿Es justo? Hay que tener en cuenta que conceder a los custodios de piezas antiguas el monopolio de esas imágenes significa monopolizar artificialmente las obras subyacentes, que en cambio deberían pertenecer al público y estar disponibles para que cualquiera pueda utilizarlas o reutilizarlas para cualquier tipo de propósito.

También hay una cuestión de originalidad. La ley de derechos de autor sólo protege las obras originales de los autores. Aunque el requisito de originalidad se interpreta de forma generosa en la mayoría de los países, existe un umbral. En un caso estadounidense de finales de los 90, Bridgeman Art Library contra Corel Corp, se sostuvo que las copias fotográficas exactas de imágenes de dominio público no podían ser protegidas por los derechos de autor porque las copias no eran lo suficientemente originales.

Sin embargo, podría argumentarse que estas fotografías no son fotos de iPhone tomadas por turistas. Se necesita tiempo, trabajo y habilidad para trasladar un cuadro de la galería o el museo al estudio. El fotógrafo debe ser hábil, hay que utilizar buenas cámaras que eviten los reflejos y aseguren una cuidadosa lectura del medidor de luz y unos colores fieles. Se trata de una inversión – se dice – que debe protegerse legalmente, por ejemplo, mediante una política de “no fotos”. Cabe, además, mencionar la nueva Directiva de la UE 2019/790 sobre los derechos de autor en el mercado único digital, que, en particular, en su artículo 5 establece excepciones y limitaciones, si bien dichas excepciones se aplican a la digitalización de obras con fines ilustrativos para la enseñanza. Por otra parte, el (arduamente debatido) artículo 14 de la misma Directiva fue introducido a los fines de garantizar la libre utilización de las obras de arte que forman parte del dominio público por haber expirado el plazo de protección al que aquellas estaban sujetas, en particular, impidiendo que las reproducciones de las mismas puedan quedar sujetas a derechos de autor o derechos afines (a menos que la reproducción sea “original en la medida en que sea una creación intelectual de su autor”).

Una cuestión de patrimonio cultural

Es probable que la Galería Uffizi haya intentado ampararse en las normas del Código del Patrimonio Cultural y del Paisaje italiano que facultan a los custodios de los objetos del patrimonio cultural a prohibir la explotación comercial de las obras, incluso cuando éstas son de dominio público.

La legislación italiana protege firmemente su patrimonio; de hecho la misma definición de patrimonio cultural en la legislación italiana es más bien amplia: cualquier obra que “tenga interés artístico, histórico, arqueológico y etnoantropológico“. Por tanto, si quiere utilizar la imagen del Coliseo en un anuncio de reparto de pizzas, es posible que se tenga que pagar (a nivel central o local) una licencia. El custodio de dichos bienes culturales podría iniciar una acción para detener cualquier uso no deseado o controvertido de la imagen, por ejemplo en un contexto como el de los sitios web porno.

En 2017, el tribunal de Florencia ordenó a una agencia de viajes a que dejara de utilizar en sus folletos y su sitio web la imagen del Davide di Michelangelo. La obra maestra renacentista de Miguel Ángel Buonarotti está custodiada por la Galería de la Academia de Florencia desde 1873 y, en ausencia de autorización previa de la Galería, la reproducción de la obra por parte de la agencia de viajes se consideró ilegal según el Código del Patrimonio Cultural italiano. Ese mismo año, el tribunal de Palermo condenó a un banco que había utilizado imágenes del Teatro Massimo local – el mayor teatro de ópera de Italia, diseñado por el arquitecto italiano Giovani Battista Filippo Basile a finales del siglo XIX – en su campaña publicitaria.

Cabe, además, remarcar que el proyecto de Decreto Legislativo adoptado el pasado 5 de Agosto 2021 por el Consejo de Ministros Italiano, a propuesta del Primer Ministro y del Ministro de la Cultura, que incorporaría la nueva Directiva UE 2019/790 a la legislación italiana, y en particular el artículo 14 antes mencionado, deja intactas las dispocisiones sobre la reproducción de bienes culturales establecidas en el Código del Patrimonio Cultural y del Paisaje Italiano.

La cuestión no es sólo jurídica, sino también política. En 2014, el secretario de Cultura italiano, Dario Franceschini, protestó enérgicamente contra la empresa estadounidense de ingeniería armada ArmaLite, que difundió anuncios en los que aparecía el David portando un rifle. Franceschini afirmó que el David armado ponía en peligro el honor y el valor artístico de la obra de Buonarotti

Acceso a la cultura

También hay un ángulo de acceso a la cultura. Las leyes que consideran que las fotos de cuadros creados hace siglos merecen protección de derechos de autor frustran el principio más importante de los propios regímenes de derechos de autor: que después de un periodo de tiempo específico todo el mundo debería poder utilizar, y aprovechar, las obras de arte que han pasado al dominio público.

Es necesario que una amplia categoría de personas tenga acceso a representaciones fieles y de alta calidad de las obras de dominio público: no sólo un profesor universitario de arte que muestre la foto de la Mona Lisa en clase o una historiadora del arte que publique la foto en su libro pueden estar interesados en utilizar las imágenes. Los creadores que quieran incorporar, construir y reinterpretar obras de dominio público deberían poder hacerlo por motivos de libertad de expresión.

Pero restringir la capacidad de utilizar estas fotos manipulando la ley de derechos de autor es arriesgado. Evidentemente, hay que condenar el uso de estas fotos de forma odiosa e ilegal para proteger a las víctimas de actos delictivos (por ejemplo, el mismo sitio Pornhub ha sido acusado recientemente de pornografía infantil).

Sin embargo, una cosa es recurrir al derecho penal para detener delitos. Otra cosa es desnaturalizar los derechos de autor para monopolizar indirectamente las obras artísticas que simplemente son demasiado antiguas para ser protegidas.

Lvcentinvs
Desde la Asociación de Antiguos Alumnos del Magister Lvcentinvs y la Universidad de Alicante (España), información actualizada sobre los avances en materia de propiedad intelectual y de Derecho internacional privado para juristas europeos e iberoamericanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LO ÚLTIMO

Must read

IP SOFTWARE: Alicante 25th – 27th May 2010

The Magister Lvcentinvs is organizing the course IP SOFTWARE...

Jurisprudencia TJCE en materia de marcas

STJCE de 6 octubre 2009, c-301/07, "PAGO International GmbH...
- Advertisement -

Quizá también te gusteRELACIONADOS
Recomendados para ti