“America First”: Gilead y Covid-19

Noticias de la PI “America First”: Gilead y Covid-19
- Advertisment -

Este post ha sido redactado por Rebeca Ferrero Guillén, LL.M..

Ya hemos pasado el ecuador de este año tan particular, caracterizado por un toque apocalíptico. Desgraciadamente, la pandemia sigue ahí, creciendo a una velocidad vertiginosa, aunque parece que en la UE vamos progresando adecuadamente (pero no nos confiemos).

En este sentido, la carrera por la vacuna que ponga fin al Covid-19 sigue su curso, pero otro tipo de tratamientos también están causando un gran interés y la competencia es feroz. El que más está sonando es el “Redemsivir”, que ha sido el primer tratamiento terapéutico autorizado por la Agencia Europea del Medicamento.

El Redemsivir consiste en un antiviral que disminuye los efectos del Covid-19 y favorece la recuperación. El laboratorio responsable es el estadounidense Gilead Sciences, al que la USPTO le concedió dos patentes (US 10251898 y US 10251904) en abril de 2019.

Hasta ahora, por motivos de salud pública, Gilead estaba donando el medicamento a Estados Unidos y otros países, pero desde el pasado martes, se cerró el grifo. Pese a estar en curso los procedimientos necesarios para poder comercializar el medicamento en la UE, la noticia que ha saltado a los titulares es que Estados Unidos ha firmado un acuerdo con el laboratorio a través del cual ha adquirido la totalidad de la producción del fármaco de julio y el 90% de la de los meses de agosto y septiembre (“America First”, of course).

Ante este acopio, no son pocas las voces críticas que se han pronunciado, pero desde una perspectiva de IP, es probable que más de uno se haya planteado la siguiente cuestión: ¿y qué pasa con la Declaración de Doha?

A través de la Declaración de Doha se reconoce la gravedad de los problemas de salud pública que afectan especialmente a países en desarrollo. Por ello, se recalca la necesidad de que los ADPIC formen parte de la acción nacional e internacional para hacer frente a epidemias, dado que la propiedad intelectual e industrial es importante para el desarrollo de nuevos medicamentos. Sin embargo, existe una preocupación respecto al precio. En este caso concreto, el laboratorio Gilead ha desvelado que el precio del tratamiento para un paciente estadounidense oscilará los 2,340 $. Con el fin de hacer llegar los medicamentos a países que no puedan permitirse dichos precios, la Declaración de Doha determina que los ADPIC no impedirán, ni deberán impedir, que los Miembros adopten medidas para proteger la salud pública, como, por ejemplo, a través de licencias obligatorias o voluntarias para la importación o producción interna.

¿Ha tenido Gilead en cuenta esto? Pues, pese a que los medios de comunicación no se han hecho eco de este aspecto, Gilead sí que ha movido ficha. El laboratorio ha firmado una licencia voluntaria no exclusiva con una serie de farmacéuticas de genéricos con sede en India, Egipto y Pakistán, para la producción del Redemsivir que posteriormente será distribuido en 127 países que se enfrentan a dificultades en el acceso a la atención médica.

Por medio de estas licencias, las farmacéuticas de genéricos tienen el derecho a recibir por parte de Gilead la transferencia de tecnología necesaria para la fabricación del Redemsivir, con el fin de aumentar la producción de una manera más rápida y eficaz. Estas licencias, además, están libres de regalías hasta que la OMS declare el final de la pandemia, o bien hasta que se halle una vacuna.

Por lo tanto, pese al movimiento “America First”, parece que Gilead ha cumplido con sus obligaciones. Sin embargo, esta actitud territorial y defensiva de Estados Unidos respecto a un fármaco que únicamente ayuda a la recuperación, pero no cura, hace saltar las alarmas de lo que podría suceder con la primera vacuna que llegue a la meta. Más que en una lucha contra un mal común, parece que nos encontremos en Juego de Tronos.

Rebeca Ferrero Guillén
Rebeca Ferrero Guillén
Abogada y amante de los gatos. Decidió especializarse en propiedad intelectual e industrial cuando estaba cursando su tercer año de carrera en París (Panthéon-Assas). Allí descubrió que su pasión por las bellas artes y la tecnología encontraba cobijo en el mundo rígido del Derecho, donde su mente creativa no acababa de encajar. Tras experiencias en despachos, cursó el Magister Lvcentinvs, gracias al cual consiguió un puesto de prácticas en las Salas de Recursos de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO). Ahora, continua su andadura por oficinas internacionales durante un año en Múnich, con un proyecto de investigación en el equipo del CTO de la Oficina Europea de Patentes (EPO). Asimismo, como el gusanillo de la investigación le ha dado fuerte y le gusta escribir, está comenzando a emprender la aventura del Doctorado.

1 COMENTARIO

  1. Gracias por la nota informativa.
    Cabe notar que entre los 127 países a los cuales sería posible distribuir el producto Redemsivir bajo la licencia voluntaria concedida por Gilead solo se encuentran algunos países de América Latina (los centroamericanos y caribeños).
    Todos los demás países de América Latina (la mayoría) no están mencionados.
    Interesante.

Responder a Octavio Espinosa Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LO ÚLTIMO

Must read

- Advertisement -

Quizá también te gusteRELACIONADOS
Recomendados para ti