Que todo está en Internet es una falacia tranquilizadora para los padres ausentes o descreídos. Pero no lo es menos que parece vertebrar el pensamiento dominante, de lo cual puede dar fe la generación de los iluminados, si los sigues en IG, claro.

Y es que la vida parece haberse vuelto digital, y digitales son las noticias que os traemos à propos de la PI esta semana.

Que “todos mis amigos tengan móvil (léase smartphone) y yo no está ahondando en la brecha digital y social, y, por tanto, mermando mis opciones de auparme laboralmente a medio y largo plazo” es lo que quiere decir tu hijo preadolescente cuando llora por dentro mientras los demás lo hacemos por fuera gracias al trap que trona itinerante a deshoras desde la palma de su mano. ¿Será verdad? ¿Será para tanto? Yo, antes de ceder a su chantaje, me miraba las Conclusiones del Consejo de la Unión Europea sobre la configuración del futuro digital de Europa, que están en formato responsive aquí.

Evidentemente, esta es la ocasión que estabas esperando para profundizar en la relación padre-hijo, lo cual abrirá un diálogo, con nuevos puntos de vista, como los que busca mamá Comisión Europea en su última consulta pública, esta vez, sobre ese paquetito güeno de la Digital Services Act, cosa que hace a dos manos, pues la competencia importa y no se puede mezclar lo uno con lo otro, ni las papas con el bocadillo.

Adorable conversación, sin duda. Quizá tanto como la que inspira el título del post de los gatos que anima cualquier encuentro casual en el ascensor, y del que nuestro Vicentinvs es perfecto dominando hasta que el tribunal certifique lo que todos ya sabemos: SEPs. En este caso(s), el tema circula entre Alemania, Reino Unido y los Países Bajos en busca de una doctrina FRAND segura. Una aventura apasionante en la que nada es lo que parece. Los ejemplares de tapa muy blanda pueden adquirirse aquí.

Y, por si la cosa se atasca, nada mejor que tirar de lo que se ha recopilado en la OMPI sobre Inteligencia Artificial. El draft paper del pasado diciembre ha sido el punto de partida de este distendido intercambio entre la AI y la PI, que puede consultarse aquí, con sus correspondientes 250 aportaciones (y subiendo).

Y para que veáis que no todo lo que la Generación Z ha parido es peor que la que la trajo, os dejo esto por aquí con la esperanza de que recuperéis la ídem y no os dejéis arrastrar por sus también perniciosas tendencias. Que las hay.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.