Los que conocemos a Manuel Desantes sabíamos que poco tardaría en ocupar el tiempo que antes le dedicaba al Magister Lvcentinvs. Y ha sido desde y para donde se dicta el paso que ha de seguir el mundo que, rebuscando entre la élite, han venido por él para incorporarlo a los 35 expertos extranjeros del Chinese Overseas Intellectual Property Dispute Response Guidance Center.

Aparte de poner las cosas en su lugar, este nombramiento nos ha hecho recordar los avances que está experimentando China en relación con la litigación judicial en materia de propiedad intelectual y tecnologías de la información. Por ello, en esta penúltimo entrada del año quiero recordar una serie de entradas publicadas en el IPKat por Tian Lv, doctorando en la Universidad de Maastrich.

Desde agosto de 2017 están funcionando en China tres tribunales (Beijing, Hangzhou, Guangzhou) especializados en asuntos relativos a internet y propiedad intelectual. Aparte de las competencias especiales atribuidas a estos tribunales, resulta especialmente interesante que, en la medida de lo posible, los procedimientos de llevan a cabo por medios electrónicos

Entre estos medios destaca, algo que gustaría mucho a los fans de la tecnología de la cadena de bloques: la utilización de blockchain para la preservación y autenticación de pruebas electrónicas. Efectivamente, esta es uno de los grandes avances que puede suponer la tecnología pero, como ya he comentado en algún foro, para que estas pruebas tengan validez jurídica, se necesitan normas que lo establezcan. Y, por ahora, en la UE no se está moviendo nada al respecto. Por lo tanto, algo en lo que ya nos ganan los chinos.

Como informa Tian Lu en su último post, hasta el momento los tribunales han admitido a trámite 118.764 casos relacionados con disputas de internet y han concluido 88.401. Se trata de números que, para tratarse de tres tribunales, impresionan.

Probablemente el asunto más conocido de todos ello sea el que enfrentó a Feilin vs. Baidu, en el que se estableció la imposibilidad de atribuir protección por derechos de autor a obras generadas por inteligencia artificial. No debe extrañar que la primera decisión sobre este “hot topic” de la propiedad intelectual venga de gigante asiático. 

Mucho me temo que las cosas están cambiando. El centro del mundo se situa, por innovación y consumo, en China. Por lo que no os debe extrañar si, en breve, la jurísprudencia a seguir en materia de propiedad intelectual venga dictada por los tribunales chinos. 

Y, el que no se lo crea, que lea a Kai-Fu Lee, y se convencerá.  
En fin, las canciones de DJ Sebitas vienen dedicadas al maestro (aquí, aquí, y aquí).

Compartir
Artículo anteriorAcuerdos de coexistencia marcaria y competencia judicial internacional
Artículo siguienteFeliz Navidad 2019
Aurelio López-Tarruella
Profesor Titular de Derecho internacional privado. Universidad de Alicante (España), Abogado Of Counsel de Baylos, Profesor del Doctorado Europeo EIPIN – Information Society (Horizon 2020 Marie Skłodowska Curie Action ITN-EJD 2016-2019) y de diferentes Masters y cursos en España y el extranjero. Consultor para OMPI, la Comisión Europea y el Parlamento Europeo en proyectos de propiedad intelectual. Autor y editor de diferentes publicaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.