Post preparado por Carolina Sanchez Margareto (@Ladytrademark), abogada que defendió los intereses de la demandada.

No todo es riesgo de confusión, y si no, que se lo digan a Chanel. 

La conocida marca francesa no pudo demostrar que entre la marca mixta “COCO & COOBA” y la marca denominativa “COCO” existiera riesgo de asociación, ni por lo tanto riesgo de confusión (los francoparlantes pueden consultar la sentencia aquí).

magen de marca

“COCO & COOBA” y la marca denominativa “COCO” existiera riesgo de asociación, ni por lo tanto riesgo de confusión.

Los hechos se remontan al año pasado, el 18 de noviembre del 2018,  una sociedad china solicitó la marca mixta para proteger “Aceites esenciales; preparaciones de cremas solares; cosméticas; productos desmaquillantes; mascarillas de belleza; tintes para el cabello; champú; leche desmaquillante; perfume; pastillas de jabón.” 

La respuesta fue inmediata, la sociedad Chanel presentó una oposición contra el registro de la citada marca basándose en su derecho anterior: la marca denominativa “COCO” registrada desde el 19 de enero de 1990. Este registro quedaba protegido para: “Jabones perfumería aceites esenciales y cosméticos.”

Chanel argumentaba que los productos solicitados por la entidad asiática eran idénticos a los productos de la marca anterior y también invoca la interdependencia de los criterios que deben tenerse en cuenta en la evaluación del riesgo de confusión en el publico consumidor.

Estos criterios unidos al hecho de que Chanel, por su parte goza de un fuerte reconocimiento en el sector de la moda y del lujo fueron los argumentos en que se apoyaba la oponente a fin de evitar que la marca asiática pudiera conseguir entrar en el mercado francés a través del registro. 

Cabe destacar que para demostrar la notoriedad de la marca anterior, Chanel  proporcionó una extensísima documentación que si bien supuso una prueba de uso cuantiosa, no fue tenida en cuenta por la Oficina de Francia. 

Basaron la defensa de la marca solicitada en que La comparación de signos ha de efectuarse por medio de una valoración global de las similitudes visuales, fonéticas y conceptuales entre las marcas de las que se trata, y debe basarse en la impresión global dada por las marcas, teniendo en cuenta en particular sus componentes distintivos y dominantes”.

Efectivamente, la inclusión del vocablo “COCO” como primer vocablo del nombre comercial impugnado, junto con el vocablo “& ” y “KOOBA” provocan que el publico consumidor sea incapaz de confundirlas. Mientras la marca  oponente “COCO” esta formada por un único vocablo y 4 fonemas /c/ /o/ /c/ /o/ cuyo significado es una fruta tropical; mientras que la marca impugnada está formada por tres vocablos, que juntos suponen un vocablo de fantasía carente de significado: COCO&KOOBA. Un toral de  12 fonemas /C/ /O//C/ /O/ /&/ /K/ /O/ /O/ /B/ /A/ frente a los 4 fonemas /C//O//C//O/ que forman la marcas prioritaria.

Al combinarse dichos términos, la marca francesa solicitada No. 4503081   adquiere una singularidad tal, que se consigue la necesaria idoneidad y suficiente aptitud registral para que el signo solicitado adquiera su condición de marca, sin que la suma de sus elementos conlleve al error al consumidor.

Por lo tanto, así fue estimado por en INPI ya que, si no hay identidad visual fonética y conceptual ni identidad aplicativa, no existe riesgo de confusión ni por tanto de asociación en el mercado por parte del consumidor medio.
Se supone que el consumidor medio de la categoría de productos considerada es un consumidor normalmente informado y razonablemente atento y perspicaz. Procede, igualmente, tomar en consideración el hecho de que el nivel de atención del consumidor medio puede variar en función de la categoría de productos o servicios contemplada. En el caso en cuestión, los productos están dirigidos al público en general.

Por lo general, en las tiendas de cosmética, los clientes pueden elegir los productos que desean comprar por sí solos o solicitar la ayuda de los vendedores. Aunque no se excluye la comunicación verbal respecto al producto y la marca, la elección del artículo se realiza generalmente de forma visual. Por ese motivo, la percepción visual de las marcas en cuestión se producirá normalmente antes de la compra. En consecuencia, el aspecto visual desempeña un papel más importante en la apreciación global del riesgo de confusión (véase la sentencia del asunto NLSPORT).

Por ello, las diferencias visuales considerables entre los signos debidas a los elementos figurativos y denominativos adicionales y diferentes de los signos resultan especialmente relevantes para la apreciación del riesgo de confusión entre las marcas.

La impresión global que ofrecen las marcas difiere suficientemente como para evitar un riesgo de confusión. Esta decisión del INPI permaneció incluso tras presentarse recurso contra la misma.

Por lo tanto, Chanel no consiguió evitar que otros utilicen el nombre de “Coco” para productos cosméticos, y “COCO & KOOBA” finalmente ha podido acceder al registro en Francia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.