En Lvcentinvs siempre hemos tenido predilección por India. Aparte de Salman Rushdie y su obra Hijos de la medianoche, otras lecturas obligatorias (ahora ya en el campo de la Propiedad intelectual) son las del recientemente fallecido Shamnad Basheer. Gracias a Spicy IP, el blog que fundó hace más de diez años, hemos podido obtener una perspectiva diferente de la propiedad intelectual y confirmar como, efectivamente, “one size fits all does not fit at all”. Es decir, la PI no es un conjunto de normas monolíticas, sino que cada país debe diseñar su sistema de PI de acuerdo con su desarrollo tecnológico y sus circunstancias particulares. 

De La India viene uno de los proyectos diseñados por Carl Malamud, fundador de Public.Resource.Org. El otro tiene lugar en su país de origen, Estados Unidos. Ambos tienen en común la importancia de encontrar un equilibrio adecuado entre la protección de los derechos de autor e intereses generales como el acceso al conocimiento y el fomento de la investigación. 

Empezaremos por el proyecto que tiene lugar en Estados Unidos para despues acabar nuestro post donde empezamos, en La India.

“Georgia vs. Public.Resource.Org”

El Estado de Georgia, en Estados Unidos, encargó a LexisNexis la preparación de una versión con anotaciones del Código de dicho Estado. En el se incluyen las citas de las sentencias que interpretan cada disposición, así como el analisis y la opinión del Attorney General de ese Estado. El Estado de Georgia ofrece gratuitamente la versión “plain text” del Código (es decir, sin anotaciones). No obstante, la versión con anotaciones sólo puede adquirirse de LexisNexis a cambio de una remuneración. 

Para C. Malamud y su organización cobrar dinero por acceder a la versión con anotaciones crea un obstáculo para acceder a la interpretación oficial del código por parte del público que carece de recursos. 

Pues bien, con el fin de que un tribunal se pronunciara sobre la legalidad o no de la actuación de Georgia, Public.Resource.Org reprodujo en su sitio web la versión anotada del código,… y el Estado picó el anzuelo pues presentó una demanda por infracción.

Tras varias instancias, en la actualidad, el asunto está pendiente ante el Tribunal Supremo que tendrá que entrar a decidir sobre un tema tan antiguo como interesante: hasta donde alcanza la protección por derechos de autor. 

JNU Data Depot

Como hemos dicho, el segundo proyecto tiene lugar en India. C. Malamud ha creado junto con Andrew M Lynn, profesor en la Universidad de Jawaharlal Nehru (JNU), un repositorio electrónico (el JNU Data Depot) con más de 73 millones de artículos de investigación obtenidos de diferentes fuentes. Dichos artículos han sido reproducido para su almacenamiento en la base de datos sin autorización. La base de datos está disponible unicamente con fines de minería de textos y datos. Los usuarios no pueden ni leer esos artículos, ni descargarlos. 

Aparte de la importante aportación que esta base de datos tiene para la investigación en inteligencia artificial, su creación también levanta una interesante cuestión jurídica: ¿supone la explotación de esos artículos por parte de programas de minería de textos y datos una infracción de derechos de autor?

En Europa, la respuesta inmediata sería que sí por cuanto, como indica la Directiva 2019/790 esos actos implican una reproducción de la obra. Esta calificación no resulta tan clara desde la perspectiva de los sistemas anglosajones por cuanto, al contrario que los sistemas continentales el autor no tiene una exclusividad sobre cualquier acto de explotación sino únicamente sobre los previsto expresamente en la ley… y la minería de textos y datos no está incluida entre ellos. 

Yo diría algo más (siguiendo la opinión de A. Strowel) que puede ser trasladado a los sistemas continentales: los programas de mineria de textos y datos tratan las obras, no como tales, sino como simples datos que no representan la expresión de una idea. Por lo tanto, no puede hablarse de infracción pues esos actos no tienen como objeto una obra.

Mientras reflexionais sobre estas cuestiones, DJ Sebitas os invita a escuchar a otros «Carls» que también tuvieron importantes aportaciones en el mundo de la música: aqui, aqui, aqui y aqui.

Abrazos,

Aurelius

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.