Sucede cada cierto tiempo que no sucede mucho, o, al menos, no nos damos toda la cuenta que deberíamos. La culpa es de la rutina, claro.

Lo poco que se ha movido en el trigal os lo desmenuzamos a continuación.

Blockchain vs data protection

A falta de que Marvel confirme su salto a la gran pantalla, el choque de estos dos titanes ha dejado sus primeras secuelas neuronales en este artículo de Felipe Herrera Herrera y Jorge Morell Ramos, titulado “La fuerza imparable (RGPD) contra el objeto inamovible (Blockchain)”, en el que se aborda la difícil convivencia de dos hermanos cada vez más creciditos y se cuestiona a Sartre.

No en mi Mobile World Congress

A Fractus le ha tocado copar las portadas (al menos digitales) de los rotativos merced al botón rojo que no dudó en pulsar durante el evento que más quema la tecla almohadilla. La titular de las #patentes infringidas por dos competidores ha podido comprobar de primera mano lo bien que funciona el protocolo de acción rápida, al que en esta edición se han incorporado los Juzgados Número 1 y 2 de Alicante (más detalles aquí).

El Derecho de PI más reconocible por el gran público ha sido también el protagonista involuntario de uno de los documentos más ricos de la semana (y veremos si del año): la entrevista a José María Cano, excomponente (si es que el prefijo puede vestir de verdad un falso silogismo) de la formación que es sinónimo de años 80 en Madrid. Para salir de dudas y entrar en la reflexión, pasen por aquí.

Marcas con carácter

De nombres y pasado seguimos hablando entre copas con el resultado del pleito que ha tenido a Codorníu y Pagos del Rey avinagrándose en las alturas hasta que la Gran Sala ha puesto fin a la disputa marcaria que se tenían a propósito de “Anadigna”, nombre de bautismo de un albariño modesto pero más peleón de lo que parecía, y que ha acabado por llevarse el gato al agua. La abuela del dueño de la bodega, Carlos Rey Lustres, no podría estar más orgullosa. Las intrigas del asunto (5 años ha) que nos ha traído la corriente pueden paladearse aquí.

La hoja de reclamaciones, por favor

En claro homenaje a Robert Redford, Javier Reverte se ha visto obligado a seguir haciendo lo que sabe hasta el final, saliendo de su retiro para asegurarlo en una historia de grises, verdes y flores en la que el periodista ha conseguido escapar de las fauces de lo inevitable, con el permiso de la muerte.

En esta ocasión, Don Javier ha logrado el reconocimiento de crítica y público en una decisión judicial que le daba la razón en su pretensión de compatibilizar el cobro de los royalties de sus obras protegidas por derecho de autor y la pensión que tan bien le vendría a Hacienda. El formulario A-301 con todos los campos puede descargarse aquí.

Y como le dije a tu madre cuando nos conocimos: ojalá podamos decir que esto mereció la pena, aun cuando no dure mucho. Para aliviar la punzada, os dejamos esto por aquí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.