El pasado 10 de enero se publicaron las conclusiones del Abogado General Szpunar en los asuntos C-507/17, “G. C. and Others, y C-507/17, “Google” las cuales, unidas a otras anteriores del AG Bobek de 19 diciembre 2018, C-40/17 “Fashion ID, conforman una interesante trilogía que, de confirmarse por el Tribunal, tendrán importantes consecuencias para la regulación de la protección de datos en Europa. Que yo sepa, por ahora, las tres solo están disponibles en francés (para los perezosos, aquí están los comunicados de prensa en castellanos: un, dos, tres).

Las primeras, C-40/17 “Fashion ID, está referida al conocido botón de “Like” de Facebook incluido en todo tipo de sitios web. ¿Quién es el responsable del tratamiento de datos personales derivado del uso de esos botones? Para el Abogado General, siguiendo la estela de la STJUE de 5 junio 2018, C‑210/16, “Wirtschaftsakademie Schleswig-Holstein”, el propietario del sitio web en el que se inserta el botón el corresponsable, junto a Facebook, del tratamiento de datos. En consecuencia, el administrador del sitio web debe obtener el consentimiento del usuario e informarle del proceso de recogida y transmisión de sus datos personales.

En el segundo asunto, C-507/17, “G. C. and Others”, el Abogado General afirmar que los gestores de motores de búsqueda (en este caso Google) están obligados a aceptar sistemáticamente las solicitudes de desreferenciación relativas a vínculos que lleven a páginas de Internet en las que figuren datos sensibles. No obstante, no está obligado a contestarlas siempre favorablemente. El responsable debe llevar a cabo una ponderación entre, por un lado, el derecho al respeto de la vida privada y el derecho a la protección de datos y, por otro lado, el derecho del público al acceso a la información de que se trate y el derecho a la libertad de expresión de aquel de quien emana la información.

El tercer asunto, C-507/17, “Google” (Google, siempre Google), es el más interesante para el que aquí escribe. La obligación impuesta a un gestor de motores de búsqueda de desindexar el nombre de una persona, ¿está limitada al ámbito geográfico de la Unión Europea o tiene alcance mundial? En opinión del AG, la obligación está restringida a las búsquedas realizadas desde una dirección IP localizada en la Unión Europea con independencia de nombre de dominio territorial o genérico del buscador desde el que se realice. “De admitirse una desreferenciación a escala mundial, las autoridades de la Unión no estarían en condiciones de definir y determinar el derecho a recibir información y aún menos de ponderarlo con otros derechos fundamentales como la protección de datos y la vida privada, sobre todo porque el interés del público en acceder a la información variará obligatoriamente, según su localización geográfica, de un tercer Estado a otro”.

En fin, amigos, estaremos atentos al TJUE para ver si confirma estas interpretaciones de los abogados generales. Mientras tanto, DJ Sebitas quiere recordar canciones que en 2019 están cumpliendo 50 años, 40 años, 30 años, 20 años, 10 años, o que son de este año. Y este regalito de la mejor máquina de hacer rock ’n’ roll de toda la historia: Long Live Rock!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.