Que síííííí. Que la celebración del décimo aniversario tenía que terminar con el año 2017. Pero en Lvcentinvs somos (fuimos) muy de after y tras apurar los culos de nuestros vasos y buscar insistentemente un sitio donde tomar la penúltima –Alicante ya no es lo que era, Aurelius dixit–, nos retiramos a nuestras casas.

Al día siguiente nos esperaba la última y decisiva entrevista de esta serie de diez, y los supervivientes, armados con gafas de sol y cervezas, nos acomodamos en la terraza de Aurelius para, acompañados por la resaca, poner el punto y final a nuestro (que es vuestro) décimo aniversario.

Enfrente, la santísima trinidad del blog Lvcentinvs: Aurelius, que no necesita presentación, Aurelio, su avatar analógico del que se comenta que es Profesor del Departamento de Derecho Internacional Privado de la Universidad de Alicante (UA) y of counsel de FJF legal y, por último, DJ Sebitas que puso banda sonora a la entrevista y a la grabación de la misma.

Como toda buena resaca, comenzamos la entrevista con el firme propósito de mejorar, beber dos litros de agua y caminar 30 minutos al día. Pero antes de saber a dónde vamos, nada mejor que saber de donde venimos. Esperemos que os guste.

El Blog Lvcentinus nace en Julio de 2006 como respuesta a las Sentencias “GAT” y “Roche Nederlanden , ¿por qué despertaron esa necesidad de contar algo a esta gente?

Es bueno recordar esos días. En realidad, la idea del blog llevaba rondando un tiempo, no por mi cabeza sino por la cabeza colectiva del Magister y de UAIPIT. Era una cosa nueva. Mariano Riccheri estaba por entonces de coordinador, y no nos echábamos para adelante. Y un buen día tienes algo que contar y tienes tiempo. Fue una calurosa mañana de verano en mi casa de Alicante y me dije: voy a ver cómo funciona esto, y voy a inaugurarlo con esas dos sentencias, que después han sido sentencias que han dado mucho juego, ya que creo que justifican en parte el proyecto del Tribunal Unificado de Patentes.

Ahí se puso de manifiesto que los litigios internacionales de patentes no podían funcionar con el entramado existente, con el Reglamento Bruselas I. Se da también la circunstancia de que ese día, o al día siguiente, en España se publicó la Ley que transponía la Directiva 2004/48 de Observancia. Y una vez que empiezas algo, pues ya tienes que tirar hacia delante, y la jodí.

“La conoces o la comunicas dos días más tarde o una semana más tarde, y eres un paria”

Eso sí, es de justicia reconocer que con mucha ayuda, sobre todo al principio, de mucha gente. En particular Mariano Riccheri, que se dio cuenta de la valía del blog y de su importancia para el Magister, y de Fabrizio Miazzetto, que por aquel entonces era el Presidente de la AAAML, y que me invitó a que el blog lo fuera también de la Asociación. A partir de ahí empieza a crearse una masa crítica de gente que se subscribió. Y ahí se jodió la cosa de verdad, porque había que escribir posts.

En ese primer momento hubo muchos colaboradores, pero como bien sabéis, esto es una cuestión de compromiso, no sólo hay que ponerse la camiseta del blog, hay que currar y dedicarle mucho tiempo… Y así ha salido el blog, en los primeros años gracias a mí, y desde hace unos años gracias a los colaboradores, porque yo, gracias a Dios, ya no pego ni chapa –o la pego en otras cosas–.

¿Te inspiraste en alguno?

Por supuesto, pero no había tantos. Estaría el IPKat y poco más –tampoco estaba muy metido en la blogosfera–. A partir de ese momento fue cuando me di cuenta de que nos estábamos moviendo en un mundo en el que la información tiene que ser del mismo día. La conoces o la comunicas dos días más tarde o una semana más tarde, y eres un paria. Eso suponía un cambio muy importante.

Al principio es sólo la novedad, pero luego te das cuenta de que si existen los medios para ello, tienes que estar informado.

¿Pero como noticia o como comentario?

Comentarla ya es otro nivel (risas). Esto es como lo de las Oficinas de PI de primera y segunda generación. Durante mucho tiempo el blog fue de primera generación –dar información– y después, con vuestra entrada, se convierte en un blog de segunda generación: genera opinión, genera comentarios… Eso durante mucho tiempo no se pudo hacer.

¿Has tenido oportunidad de revisitar algunos de tus primeros posts?

Sí. Esos dos primeros los he leído alguna vez. Cuando mira al pasado, uno lee las cosas que ha escrito y piensa “como pude escribir esto, que negado soy, qué ingenuo era…”. Pero tengo que decir que en otras cosas, como mis artículos de investigación, sí que me ha pasado, pero en el blog, no. Porque yo tenía muy claro que el blog era para divertirse y ha sido divertido volver a esos años anteriores y ver las noticias que había y también las canciones que se ponían en ese momento –que siguen siendo las mismas–. (risas)

Hay un post maravilloso cuando Aurelio descubrió YouTube y anticipó los problemas que iba a haber con los contenidos protegidos en las plataformas digitales.

Supongo que también diría que esto es glorioso que exista, hay que protegerlo a capa y espada, incluso por encima de la ley. Google ha dado mucho juego. Ahí quedo el libro que edité en 2012.

¿Cómo ha cambiado el mundo de la Propiedad Intelectual desde 2006?

Es muy interesante ver las entrevistas que se han hecho hasta este momento, y cómo cada cual ha respondido a esta pregunta de una manera distinta, desde su punto de vista profesional. Y yo la debo dar desde mi propio punto de vista, que es el académico.

“un análisis meramente doméstico de los temas de propiedad intelectual es de otra época”

La PI ha cambiado muchísimo desde 2006, motivado por internet y la globalización, que van cogiditas de la mano, y no lo digo exclusivamente desde el punto de vista del Derecho Internacional Privado, no, sino desde cualquier disciplina jurídica. Antes era impensable ponerse a discutir acerca de los litigios que tenía Google en el mundo entero, y ponerse a compararlos, o los de Apple. Antes no se hacía. Ahora se hace, porque nos encontramos con empresas que compiten en el mercado gracias a sus activos de Propiedad Intelectual y que compiten en el mundo entero. Lo siento si alguien se da por aludido, pero un análisis meramente doméstico de los temas de propiedad intelectual es de otra época.

Y también Internet ha provocado que las cosas se compliquen mucho, en particular en temas de Derechos de Autor. Sólo tenemos que ver cómo afina el TJUE con el derecho de comunicación al público, cada vez un pasito más.

De hecho, este año pasado ha habido dos Sentencias muy interesantes que directamente han trascendido las jurisdicciones: Unwired Planet vs Huawei” en UK y el caso de Google en Canadá, que directamente ha saltado el concepto de jurisdicción.

Ahora que mencionas lo de Huawei, el tema de standards y patentes es un ejemplo claro de la dificultad que está adquiriendo la PI. Para mí es algo complejísimo, que me da pánico, y que tiene una relevancia impresionante a todos los niveles, no sólo económicos, sino también de la sociedad, porque condiciona la innovación que llega al mercado, que somos todos nosotros. Ahí estáis los jóvenes para investigar en ese campo. Yo paso, aunque si me provocas…

¿Y a futuro?

Está relacionado con esto. El reto que yo veo, desde el punto de vista académico, es el Internet de las Cosas y el Big Data, mucho más que, por ejemplo, el Tribunal Unificado de Patentes. Reto tanto a nivel de su asimilación por la gente como de la repercusión que va a tener: ¿qué regulación debemos darle para que todos podamos aprovechar de sus beneficios?

“El reto que yo veo, desde el punto de vista académico, es el Internet de las Cosas y el Big Data”

Steve Case, en La tercera ola, ya no habla del Internet de las Cosas, sino del Internet de Todas las Cosas, porque todo va a estar conectado a internet. Eso nos va a generar unos retos importantes. En concreto en PI, el famoso paradigma, que ya sabéis quién lo dice… El paradigma de cómo fomentar la innovación en ese sector ¿creando un nuevo derecho sobre esos datos, no personales, o favoreciendo el acceso a esos datos a todas las empresas? A mí me parece una pregunta muy interesante y que va a afectar de lleno a la concepción de la PI. Yo lo del nuevo paradigma de Manuel Desantes no lo había visto nunca, y con el Big Data he visto la luz.

“Me preocupa que la academia no esté preparada”

Pensemos también en la Inteligencia Artificial, que al fin y al cabo son datos: ¿es suficiente con el esquema –secretos empresariales, bases de datos, etc.– que tenemos en este momento? ¿Es suficiente la regulación de las patentes de software? O los coches autónomos…

A propósito del punto de vista académico, ¿cómo ves a la academia de PI para afrontar estos retos con sus propias herramientas?

Me preocupa que la academia no esté preparada. No veo referentes detrás de mi generación –no quiero decir que somos los últimos referentes–, sino que no veo que haya una masa de investigadores jóvenes que estén tratando temas de PI. Yo conozco muy poquitos en España, e incluso fuera (aunque eso puede ser problema mío). Cuando me puse a preparar una conferencia de Big Data a principios del año pasado, había, que yo conozca, un solo artículo sobre la cuestión de Big Data y PI en España, que lo escribió Sergio Miralles. Un gran artículo.

Tal vez el problema venga de la propia metodología, de la falta de interdisciplinariedad…

Aquí se ve claramente que un abogado necesita la ayuda de un informático. Y es muy extraño –o yo no conozco– académicos de ciencia jurídica que se pongan en contacto con esta gente para hacer investigaciones conjuntas.

El otro día hubo en Santiago de Chile un seminario interdisciplinar.

Eso habla muy bien de Chile. Aquí, en España, decimos interdisciplinar y es porque va gente de Derecho Civil y de Internacional Privado. Es patético. Pero es un problema no sólo de los juristas, sino del otro lado también.

¿Lo ves factible de aquí a diez años?

En España, no. Es necesario que se rompan los esquemas tradicionales, pero lo veo difícil.

¿Y la regulación no va paralela a la academia en ese sentido? Quizá la propia necesidad fuerce a crear institutos interdisciplinares u otro tipo de relaciones interdepartamentales que permitan afrontar los retos.

Sí, pero en estos momentos, la regulación de estos temas pasa por Europa. Entonces, dentro de España, la necesidad de que se creen grupos interdisciplinares para influir en nuestro Gobierno no sirve de nada, sino que se tienen que crear para influir en la Unión Europea, y en eso los alemanes nos llevan mucha ventaja. Sin ir más lejos, la Comunicación de la Comisión Europea sobre Big Data, de enero de 2017, la comparas con lo que ha hecho el Max Planck, y ves hasta qué punto tienen impacto. La Comisión se vale del trabajo de los grupos de investigación del Max Planck, y por supuesto que lo tiene en cuenta.

¿Eso, en España? Lo siento, pero no. Si nos vamos a América Latina, tampoco soy el más autorizado, pero creo que las cosas tampoco apuntan hacia allá. El ejemplo que pones de Chile me parece una excepción, pero una muy buena noticia.

Al final es una cuestión de reconocer las limitaciones del lenguaje, porque tu hiciste tu tesis sobre software y en eso siempre hay una primera fase de entendimiento del objeto, y uno se termina apoyando en la literatura –dialogando con el autor–. Sería deseable que de aquí a diez años se pudiera generar una corriente que ayudara a repensar la PI.

Eso es. Al final eso corresponde hacerlo a cada grupo de investigación, pero míranos a nosotros mismos, en el blog, todos somos juristas –salvo Vicente, que es también economista– pecamos de falta de interdisciplinariedad.

Podría ser un primer paso, un blog más interdisciplinario.

Yo el blog que más leo últimamente es el de Enrique Dans, que es un todoterreno, un experto en innovación –a mi cada vez más, leer de Derecho de la PI me aburre–. Lo interesante es acudir a otras disciplinas para entender cómo funcionan las cosas, porque las bases jurídicas siguen siendo las mismas.

Aprovechando lo de Enrique Dans, vamos a saltar a la blogosfera, ¿qué es lo que lees, lo que sigues últimamente?

Leo bastante. El otro día lo hablaba con dos ilustres lvcentinvs, Eli Salis y Sergio Rizzo, que me decían que no tenían tiempo para seguir todo lo que sale en los blogs, pero para mí es parte de mi trabajo. Sigo muchos blogs, no sólo por Lvcentinvs, sino por la colaboración con FJF legal. Mi misión es estar al día. Empezando con el IPKat, que a mí me sigue pareciendo una referencia. A pesar de que hay mucha gente que dice que desde que no está Jeremy, ya no es lo mismo, creo que Eleonora Rosati hace un trabajo buenísimo. También sigo otros blogs de la esfera de Jeremy, como the1709blog. O el IPWatch, que para estar al día de lo que pasa en OMPI es excelente.

“Cuando escuché que se había muerto fue la primera vez que sentí que algo en mí se había ido”

Leo también el IPWatchdog –que tiene artículos espectaculares–. De España he seguido mucho a Elzaburu, que ha escrito cosas muy buenas, aunque su plataforma tecnológica no me parece adecuada… No quiero dejarme ninguno fuera… El de Pedro de Miguel, Spicy IP –muy bueno–, IPTango –que revive–. En América Latina hay pocos blogs y es una pena, porque con ellos se contribuye a crear una cultura de PI. Y otros muchos, por no mencionar los de Derecho Internacional Privado que no vienen al caso ahora.

Eso sí, yo soy 2.0, o incluso 1.0. Me gusta recibir todo por email, no me hagáis meterme en Twitter o en Linkedin o en Facebook. Me gusta tenerlo todo centralizado en el correo.

¿Y hacia dónde van los blogs, o hacia dónde deberían ir?

Hay un par de cosas que echo de menos. Los blogs cumplen su función, pero hay una cosa que siempre me hubiese gustado hacer, que es crear una especie de árbol con sus ramificaciones –de cada uno de los Derechos de PI– y subramificaciones –por temas–, de manera que un investigador en materia de Derechos de Autor pudiera rastrear todo lo que ha ido ocurriendo sobre un tema y todas sus ramificaciones con ejemplos, casos del TJUE, Google… Lo he tenido mucho tiempo en la cabeza, pero en su día no encontré la aplicación para llevarlo a cabo. Ahora ha pasado mucho tiempo y no me veo empezando de cero.

En el fondo es un proyecto de business intelligence académica, un metaproyecto.

Sí. El otro es convertir a Lvcentinvs no en un blog sino ir un paso más allá, explorar otros medios, incluso el mundo editorial en materia de PI. ¿Por qué? Volviendo al caso de América Latina, allí no hay suficiente producción científica de PI y eso se traduce, en muchas ocasiones, en una falta de concienciación y de conocimiento. Es una pena, siempre se ha dicho que crear una editorial aquí para vender allí es complicado, por problemas de distribución, de pago… Pero una editorial online, con precios ridículos, donde los autores se quedaran con los Derechos de Autor –asumiendo los riesgos o los costes…– creo que podría funcionar. Es una idea que hay que madurarla, porque no es fácil.

“una editorial online […] podría funcionar”

Lo mismo te diría de la idea de crear una revista, tampoco es fácil, porque exige mucho compromiso, aunque sea semestral. Necesitas a tipos que estén comprometidos a aportarte un artículo cuando corresponde. Cuando llevas tres años en esto te atreves con todo, cuando llevas veinte te das cuenta de que no es nada fácil.

¿Cómo empezó tu vinculación con el Magister?

Mi relación con el Magister empieza de la típica manera. Por aquel entonces estaba Herbert Johnston y Miguel Ángel González Arráez de coordinadores. Herbert lo contaba con un ejemplo de béisbol: un primera base que llevaba jugando nosecuantas temporadas y un día se lesiona, y el tío que entra a sustituirlo ya no le vuelve a dejar su sitio.

“cuando llevas veinte [años] te das cuenta de que no es nada fácil”

En la cuarta edición, una compañera tenía que dar clases y dos días antes me dijo que no podía y que tenía que ir yo… Me la preparé –tendría 23 años– y di la clase, y desde ese momento no me tiró ni Dios (risas). Sólo he fallado en una edición, cuando estaba en Bruselas haciendo mi máster.

He vivido la evolución del Magister desde casi el principio. Se han dicho muchas cosas en las entrevistas: el Magister ha tenido momentos espectaculares, de una bonanza espectacular, había años en los que se presentaban 200 solicitudes y hemos vivido en esa situación hasta la décima edición, aproximadamente.

No había competencia en España, y las cosas dentro se hacían como se podía… Como iban tan bien las cosas, nadie prestaba atención. Manolo puso las bases y el Magister funcionaba. Después llega una época en la que la gestión se puso muy difícil, y empiezan a aparecer competidores, ha habido críticas, debate sobre si hacerlo en inglés o en español…

A mí me parece una cosa natural, son críticas constructivas que ayudan a que el Magister evolucione. El Magister ha llegado a una edad madura, se aportan nuevas formas de ver las cosas, hay cada vez más antiguos alumnos, que se involucran, traen ideas… Son más de veinte promociones. Si invitáramos a todos los antiguos alumnos que quieren venir a dar clase sin cobrar, cada edición duraría cinco años.

“El Magister ha llegado a una edad madura”

A mí, en estos momentos, me parece que el Magister está con muy buena salud y veo un futuro muy esperanzador. Y hay que tener en cuenta otra cosa importante, y es que para venir al Magister hay que tener dinero, y hemos tenido que superar la crisis económica, tanto aquí como en América Latina, y se ha notado mucho.

Ahora va bien, no sólo porque lo estamos haciendo muy bien. Julián, Raquel, Llanos, Begoña, Pilar Montero, Pilar Íñiguez, Carmen, Nuria… hay un equipo bueno y tenemos ilusión, que es muy importante. Y eso acompañado por una coyuntura económica mejor. El tema de que el inglés vuelva a ser el idioma vehicular del Magister –que refuerza su vocación internacional–, los alumnos de SIPO… Todo esto me hace pensar que seguiremos mejorando. Y el año que viene ¡ya serán 25 ediciones! Ningún master de PI en España o en Europa puede decir lo mismo.

Y encima ahora tenemos un Doctorado europeo de la leche, con unos alumnos seleccionados buenísimos.

¿Y cuál es el perfil del alumno que se quiere sacar del Magister?

El perfil del alumno que creo que el Magister debe formar es el alumno que va a trabajar en un despacho especializado en PI. Tiene que salir preparado para eso. Lo que implica, de entrada, que tenga un nivel de inglés espectacular, porque el 80% del trabajo tiene que ser en inglés.

Ahora bien, a la EUIPO le gusta la gente que sale del Magister. En los últimos años ha ido mucha gente del Magister bajo el programa PanEuropean Seal –que es un programa magnífico y del que el Master es miembro fundador– y con mucho éxito. Han ido muchos, lo han hecho bien y muchos se han quedado a trabajar.

“no me gusta el perfil del académico que no conoce cómo funciona la práctica”

Es un perfil profesional, nosotros no queremos crear académicos –esa es mi opinión personal–. Pero, en cualquier caso, no me gusta el perfil del académico que no conoce cómo funciona la práctica. Eso no vale para nada. Por eso el Magister es un titulo propio orientado a profesionales, y no uno oficial, que de acceso al Doctorado –mucho más orientado a la investigación–.

Y el doctorado EIPIN ¿es una forma de cubrir ese “gap”?

Fíjate lo que tuvimos que hacer. Pedir el Doctorado a la Comisión Europea junto a nuestros socios de EIPIN porque aquí en España es extremadamente complicado hacer algo similar. El Magister es una constante lucha de obstáculos para salir adelante. Una lucha contra la “burrocracia” española y universitaria.

¿Qué destacarías del Magister Lvcentinvs que lo hace distinto a otros másters de Propiedad Intelectual?

El enfoque profesional, el programa de prácticas, que tiene un ratio de contratación y permanencia elevadísima. Y por otro lado, la familia Lucentina, la Asociación de Antiguos Alumnos, la red que se crea, el sentimiento de pertenencia… En cuanto a profesores, es especial que vengan una media de 150 profesores, lo que te permite conocer a mucha gente y a grandes profesionales. Obviamente, hay profesores mejores y peores, y en algunos casos no tienes opción.

Para terminar, ¿con qué personas del mundo de la PI y de fuera de él te gustaría compartir unas cañas?

De dentro de la PI tengo que hablar de algunos con los que me he tomado las cañas o más cosas –no psicotrópicas– con los que lo he pasado muy bien. Son viejos conocidos: Manuel Desantes, del que he aprendido y sigo aprendiendo cada vez que hablo con él, además de ser un gran amigo; Alberto Casado, Otero Lastres, Pascual Segura… hablar con estas personas es abrir las orejas y ponerte a escuchar. En el exterior, Josef Drexl. Hablar con él es aprender –eso sí, sólo sabe hablar de Derecho– pero aprendes muchísimo. Con Bernt Hugenholtz me lo he pasado en grande… Y me dejo muchos fuera… Vosotros, en Lvcentinvs, lo pasamos en grande, y hablamos de PI y antes de eso existía la noche H, donde estaba Gilberto, Fabrizio, el amigo Fede… Yo siempre he dicho que la PI en Europa se hacía en La Piazza de Alicante: comentarios con abogados que se iban al día siguiente a Luxemburgo a defender un caso. Eso es muy bonito.

“Yo siempre he dicho que la PI en Europa se hacía en La Piazza de Alicante”

De fuera uno no sabe si se lo pasa bien hasta que se toma las cervezas. La música es fundamental en mi vida, lo construye a uno como persona, por lo tanto tengo que señalar a tres músicos, y me dejaré alguno fuera. El primero es Josele Santiago, de Los Enemigos, con el que no voy ni a intentar tomarme una caña…

¿Para que no se te caiga el mito?

No, no, ya se me cayó hace mucho (risas). El segundo es Lou Reed. Cuando escuché que se había muerto fue la primera vez que sentí que algo en mí se había ido, cosa que me ha pasado también con David Bowie. Y el último (debe de ser que uno con la edad se vuelve más ñoño) es Quique González, que lo conozco y he hablado con él. No es para tomarse unas cañas porque es un poco tímido, pero es un tío admirable, espectacular como músico, tanto escuchado en casa, como en concierto.

Te vamos a poner a prueba ¿cuál sería la banda sonora del blog para estos diez años?

Sweet Jane de Lou Reed en la versión de la Velvet Underground, la extendida, la que no le dejaron meter en el disco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.