Show me the money

Parece que el imperio del Köttbullar naciente tiene la cura y la enfermedad del negocio de la música en streaming. Y es que la PYME sueca Auddly (donde canta y manda Don Björn Ulvaeus), merced a su sistema de metadata y sus alianzas con agentes estratégicos (la ASCAP, sin ir más lejos), tiene en su mano conseguir afinar un sistema que permita manejar la información de las reproducciones online, así como de los autores a los que pertenece y, consecuentemente, fijar unas regalías justas muy por encima de los estándares actuales que levanten esta industria. Y la respuesta, me temo, no es Blockchain. Más información aquí.

Sobre el tema de los temas, es Francia la que apunta alto. Y es que sus autoridades financieras están dando pasitos para que el blockchain sea legal. Ya el Tesoro francés hizo sus deberes con una consulta pública en marzo de este año. ¿Conseguirán ahora que se modifiquen los Códigos de finanzas y monedas y el de comercio para permitir el uso de esta tecnología en determinados valores? Mejor que responda nuestro colega en la web, el señor Day (ver aquí).

Datos personales

Como ya adelantamos en su día aquí, al final sucedió lo que tenía que suceder y lo que pasó, pasó: el Parlamento Europeo ha aprobado el borrador de reglamento sobre ePrivacy. Una protección más amplia, definición de términos, prohibición de cookies, fuertes limitaciones a las herramientas de análisis web y, cómo no, más campo para las multas. Veremos en qué queda tras su paso por el Consejo.

Por otra parte, el G29, también ha querido aclarar las cosas y ha emitido una serie de guidelines à propos del incumplimiento del deber de notificación en materia de datos personales (más información aquí). Gracias a ella sabemos la diferencia entre una simple falla de seguridad y esto, plazos y obligaciones del procesador de datos, así como las sanciones aplicables.

Jungla del ICANN

La presente edición del encuentro anual de ICANN (y ya van 60) ha servido, entre otras cosas, para poner de relieve varios cleavages subyacentes a la lucha por el dominio .amazon entre la multinacional estadounidense homónima y los gobiernos de los países por los que serpentea el Amazonas. A pesar de lo cooperativo que parece mostrarse Amazon, la cosa no pinta muy bien. El relato del combate y la clave del WIFI aquí.

¡Al diablo con la bebida!

El ángel caído no pierde ocasión de enredar. En esta ocasión, es el país de su autor, Alberto Montt, donde ha caído la cizaña de la propiedad intelectual. Para el que lo quiera en 140 caracteres, la Corte Suprema de Chile ha tumbado la solicitud de la marca “Camino del Diablo” para cervezas por el riesgo de confusión con la marca previamente registrada “Casillero del Diablo”, para vinos.

De caldos uno no sabe mucho, pero éste huele a frenazo. El ilustre Rodrigo Ramírez Herrera arroja luz sobre el asunto (previa libación, claro) aquí. Delicioso.

Como siempre, el ganador se lo lleva todo.

Feliz fin de semana, musiker.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.