… sino una indicación de varias características asociadas a un producto o servicio, que potencialmente puede conllevar la nulidad de una marca por su descriptividad, o al menos eso es lo que ha considerado el Tribunal de Justicia de la UE en su STJUE de 6 de julio de 2017 en el asunto C-139/16 “Moreno vs Retuerta”.

El litigio que ha llevado a este pronunciamiento lo inició la familia Moreno Benavente, que demandó a la bodega Abadía Retuerta por el uso del signo “El Pago de la Milla de Oro”, confundible, a juicio del demandante, con su marca nacional “La Milla de Oro”.

La demandada reconvino solicitando la nulidad por considerar que el signo opuesto de contrario era indicativa de una procedencia geográfica.

En el marco del sector vitivinícola, la Milla de Oro de Ribera del Duero es un área en la que se concentran algunas de las bodegas más reputadas del la DO Ribera del Duero, como Emilio Moro, Matarromera, Arzuaga, Pago de Carraovejas, Pesquera o Vega Sicilia  donde los amantes del vino pueden adquirir algunos de los mejores vinos españoles, hacer visitas guiadas a las bodegas y poner la guinda con uno de los celebérrimos lechazos de Peñafiel- muy recomendable el del Molino de Palacios.

El Juzgado de lo Mercantil de Burgos estimó la reconvención, resolución que fue recurrida ante la Audiencia Provincial de Burgos, entendiendo la reconvenida/recurrente que el signo es una denominación de fantasía que coexiste con otras “Millas de Oro” como la de la Rioja o la de Madrid.

La Audiencia suspendió el procedimiento y planteó dos cuestiones prejudiciales:

  • ¿Puede considerarse descriptivo un signo que haga referencia a la característica de un producto o servicio consistente en poder encontrarlo en abundancia en un mismo lugar con un alto grado de valor y calidad?
  • ¿Puede considerarse que un signo de estas características es un signo de procedencia geográfica en la medida en que la concentración del producto o servicio siempre se dará en un espacio físico determinado?

El TJUE responde primero a la segunda pregunta, descartando que un signo como “La Milla de Oro” pueda considerarse una indicación de procedencia geográfica, dado que el mismo no designa ningún lugar geográfico que identifique un espacio físico concreto.

Sin embargo, entiende el TJUE que el signo sí podría ser considerado descriptivo de “la característica de un producto o servicio consistente en poder encontrar en abundancia dicho producto o servicio, de un alto grado de valor y calidad, en el mismo lugar” en atención a las circunstancias pertinentes, pudiendo motivar la nulidad del signo.

Quedamos a la espera de la resolución de la Audiencia Provincial anticipando que nuestra postura es que el signo sí podría considerarse descriptivo en el caso de servicios comerciales – en tanto predica características del tipo de establecimiento o conjunto de establecimientos, su perfil, la atención o el nivel de calidad esperado- no obstante, resulta difícilmente justificable en el caso de un producto específico – en este caso el vino.

Todo ello sin perjuicio de las consideraciones, que a nuestro juicio proceden, acerca de la aptitud diferenciadora del signo en cuestión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.