Julio Laporta y Eli Salis, tanto monta monta tanto, han estado vinculados al Magister desde su creación y aún antes. Son legión el número de alumni que han pasado por sus clases y ostentan la condición de miembros de la primera promoción allá por el siglo pasado.

A Eli lo captó Manuel Desantes cuando el Magister era tan sólo una idea y tras su vuelta de Argentina, donde participó activamente en la implantación de los ADPIC en su país, se estableció en Alicante, donde ahora tiene sede su despacho, Disain IP, que creó con varios antiguos alumnos.

Julio, como en las películas de espías, terminó en el Magister gracias a una noticia en un periódico, y tras unos cuantos escarceos en el sector privado terminó en la OAMI (ahora EUIPO) donde ha desarrollado gran parte de su carrera profesional.

Después de tanto sacar pecho de la AAAML era de justicia que también una representación de los antiguos alumnos del Máster apareciesen en nuestra serie de entrevistas.

Julio acude a la cita con una copia de “A sangre fría”, dejando claro quién es el culto de la dupla, y confiando en que el tamaño de la letra sea del agrado de Eli. En cuanto nos descuidamos Julio está ofreciendo su casa a Eli, que está de reformas, demostrando que su sintonía en las clases del Máster no era impostada. Mientras pedimos las cervezas, los dos están haciendo una redistribución de camas que nos apresuramos a cortar antes de que la cosa se vaya de las manos.

El Blog Lvcentinus nace en Julio de 2006 como respuesta a las Sentencias GAT y Roche Nederlanden y al proyecto de Ley Propiedad Intelectual. ¿Cómo ha cambiado el mundo de la Propiedad Intelectual desde entonces?

Eli Salis: Desde el punto de vista de los que trabajamos en el sector privado, yo creo que el principal cambio ha sido la posibilidad que tenemos ahora de acceder a información y documentación, que hace diez años no teníamos. Internet y las herramientas que utilizan las Oficinas, ya sea la EPO o la EUIPO, nos facilitan la vida y nos permiten trabajar desde cualquier lugar del mundo.

Julio Laporta: Por mi experiencia, que creo que es importante el acercamiento entre las oficinas y los diversos organismos públicos de PI, a nivel europeo y a nivel internacional, que se escuchan más, son más receptivos, están más interconectados y aprendemos más unos de otros.

También hay una mayor apertura hacia los usuarios, a los que no se trata dentro del típico contexto de una administración pública, que a veces tiene una relación con el ciudadano un poco fría, un poco burocrática. Las oficinas han evolucionado para prestar unos servicios más dinámicos, más rápidos y para ofrecer mucha información en cualquier momento y de cualquier forma.

¿Y eso es bueno o malo?

JL: Yo creo que eso lo tienen que decir los usuarios. Yo pienso que el hecho de que las oficinas sean más ágiles, se preocupen más por la calidad o el precio del servicio sea más barato ha hecho que se acerque a más gente, a más empresas que necesitan la protección. Y esto luego se va transpirando a otros sectores de la PI, incluyendo a los representantes, las instituciones académicas, la judicatura, etc.

ES: Yo creo que es bueno también para los que de vez en cuando nos dedicamos a escribir. No tiene nada que ver la forma de investigar hoy a la que poníamos en práctica hace 15 años; las primeras veces que yo quería escribir algún artículo, en el año 1999 o 2000, no había prácticamente acceso a internet y cuando accedías no había demasiado contenido. La única forma de escribir era irse e internarse un mes. En mi caso tuve la suerte de ir al Max Planck tres años seguidos y cada año sacaba un artículo, pero era porque tenía acceso a una biblioteca. Hoy prácticamente la biblioteca no se necesita (aunque sigue siendo necesario acceder a muchos libros); toda la información está en internet.

¿Cuál consideráis que es el mayor hito de la PI estos últimos diez años?

ES: Mientras piensa Julio (risas), para mí es la armonización de las prácticas de las diferentes oficinas. Hace diez años, uno se encontraba con decisiones dispares a nivel internacional -latinoamericano, que es lo que más conozco- y europeo; ahora no es que haya desaparecido -hay mucho camino hacia una mayor armonización de estándares a la hora de examinar marcas y patentes-, pero ha avanzado mucho.

JL: A nivel europeo yo creo que ha sido el programa de convergencia y el fondo de cooperación. Arranca por iniciativa de la EUIPO a la que se suman las oficinas nacionales y se empieza a trabajar en tener algunos parámetros comunes de interpretación de la legislación para aplicar los principios de la misma forma. Luego esto se concreta en una serie de herramientas que comparten todas las oficinas y se traduce en una nueva legislación que parte de principios establecidos en el marco de la convergencia y bebe de estos, evolucionando junto con las oficinas nacionales.

“Actualmente no hay herramientas de ese calibre a nivel mundial”

Esta dinámica hace que todas las oficinas trabajen en una misma dirección, y esto reporta beneficios a los usuarios. Hay más coherencia, más consistencia.

De hecho, no sólo a nivel europeo, porque la EUIPO también tiene un programa de convergencia involucrando a oficinas de fuera de Europa.

JL: Lo que se ha hecho hasta la fecha es arrancar primero en Europa y, partiendo de esta experiencia y de esta dinámica, tratar de extenderlo a otras zonas, como por ejemplo lo que se está haciendo con el TM5, que son las cinco oficinas más grandes de marcas – EEUU, Corea, Japón, China y la EUIPO- o el ID5, con las mismas, intentando converger con ellos. Ahí el reto es más grande, porque la legislación ni se parece.

Luego también cooperamos a nivel de herramientas, como las que hemos ido creando a nivel de Europa y ahora son mundiales –TMView, TM Class, Design View,…-. Actualmente no hay herramientas de ese calibre a nivel mundial. Yo creo que eso es lo que ha cambiado la dinámica de la PI en los últimos años.

A nivel interno de la Oficina, creo que uno de los factores que contribuyó fueron las nuevas directrices, revisadas junto con los usuarios, con todas las oficinas nacionales participando de este proceso que da una buena base para todos los que quieren aprender algo de cómo se interpreta la legislación. Son las directrices más avanzadas que existen hoy en día, y además en todos los idiomas de la UE.

Objetivamente hablando…

(Risas)

JL: Yo sólo he sido el que iba detrás, pero ha habido mucha gente que ha trabajado en esto. Una vez lo calculamos y había habido entre trescientas y cuatrocientas personas a nivel de la UE. Fue un trabajo inmenso.

Y a nivel personal y profesional, ¿cuál ha sido vuestro mayor hito o vuestro mejor recuerdo en los últimos diez años?

JL: Las clases de cerámica Redondella.

(Risas)

ES: Era el caso práctico que dábamos en el Máster sobre marca comunitaria, qué según he podido comprobar con los alumnos a los que me he ido encontrando, recuerdan muy bien y con mucho cariño.

Para recordar el mayor hito tengo que irme un poco más de diez años atrás, que no se si está permitido.

Tu cuéntalo, nosotros preguntamos y luego cada cual nos responde lo que quiere…

(Risas)

ES: Yo me voy a ir al año 1996 (fundido en sepia). Uno de mis primeros trabajos fue en el INPI en Argentina y me tocó trabajar en la implementación de TRIPS, en un periodo de transición en el que había que ver cómo se interpretaba la nueva ley de patentes a la luz de lo que establecía el TRIPS. Fue una experiencia importante, el tratar de adaptar un tratado internacional que a veces no era lo suficientemente claro y había presiones de muchísimos países para que se interpretase de una manera; luego había intereses nacionales para que se interpretase de otra, la jurisprudencia cambiaba constantemente y, de hecho, en un plazo de tiempo -que si no recuerdo mal eran dos años- hubo tres leyes de patentes distintas, y la gente no sabía cuál se aplicaba, en función de la fecha de solicitud de las patentes. Para mí ese fue el más importante.

JL: Justo el que hablaba antes: el haber sido parte del equipo que actualizó las directrices. Fue una tarea enorme, porque no se habían actualizado en seis o siete años y había que diseñar un proceso que no existía, de forma cíclica, involucrando a los actores tanto de dentro como de fuera. Estábamos conduciendo un tren a la vez que íbamos poniendo las vías delante de nosotros. Fue una época muy bonita y muy intensa, de un trabajo en equipo fantástico, y el resultado es un trabajo que es bueno, que es de todos.

ES: Lástima que algunas veces no es consultada por algunas oficinas nacionales.

JL: No tienen obligación de aplicarlas. Son de la EUIPO, no son las suyas.

ES: Pero en definitiva lo que están haciendo es recoger la jurisprudencia del Tribunal (de Justicia de la Unión Europea) además de las prácticas de la propia oficina.

La práctica es no vinculante.

ES: Ya, pero en el caso de España, que es donde ejerzo la profesión, las decisiones no siguen los lineamientos de las Directrices –porque no son de ellos–, pero podrían.

JL: Yo quiero partir una lanza a favor de las oficinas nacionales. El canal para que todas las oficinas compartamos unas prácticas comunes es el canal de la convergencia, y ahí todas las oficinas han hecho un esfuerzo y lo están haciendo.

“Será en esas tareas de valor añadido donde tanto los examinadores como los representantes tendrán que centrarse”

Las prácticas nacionales hay que reconciliarlas con la jurisprudencia que se crea en el contexto de las marcas de la Unión Europea, que no es fácil. Pero sí existe esa voluntad por parte de las oficinas de trabajar y eso está dando sus frutos, por ejemplo al nivel de las marcas en blanco y negro, aquellas que incluyen elementos figurativos…

Hay mucho trabajo por hacer y yo creo que lo que nos va a ayudar mucho es la nueva legislación, que a nivel de la EUIPO ya está en vigor, pero que se tiene que trasponer para las oficinas nacionales. Entonces será todavía más parecida y más fácil.

Jugando un poco a futurólogos, ¿cómo veis la PI en los próximos diez años?

ES: Para mí hay un cambio que se deberá producir en los próximos diez años y que es consecuencia de algo que ha pasado hace días, que para los que ejercemos el derecho aquí, en España, es la nueva Ley de Patentes.

Evidentemente, hay una Ley de Patentes que se ha alineado con casi toda la legislación de patentes del resto de los países. Se acerca mucho al Convenio Europeo de Patentes. Lo que no tenía mucho sentido era que España no concediese patente robustas. Eso con la nueva Ley va a cambiar. Hay que ver cómo lo va a implementar la OEPM, pero todo indica que va a trabajar en la misma línea que la EPO, lo cual es bueno, porque, finalmente, una empresa a la hora de solicitar una patente se va a encontrar más o menos con las mismas decisiones tanto a nivel nacional como a nivel europeo.

“Lo que no tenía mucho sentido era que España no concediese patente robustas”

JL: Yo creo que a nivel de marcas y diseños, y de Propiedad Industrial en general, vamos a evolucionar a sistemas en los que las tareas más sencillas o menos complejas van a desaparecer o se van a gestionar de manera menos compleja.

¿Automáticas?

JL: Los sistemas para los usuarios, para presentar marcas, serán sistemas inteligentes que ayudarán al usuario a no cometer errores. Al presentar sus marcas, el usuario tendrá información instantánea sobre si lo que está haciendo va a ir a buen puerto o no. Quedarán las cuestiones más complejas. Será en esas tareas de valor añadido donde tanto los examinadores como los representantes tendrán que centrarse.

¿Van a crecer las atribuciones de la oficina?

JL: No tengo ni idea. Si por mí fuera, que crezca todo lo que quiera.

¿Va a haber Patente Unitaria en España?

ES: La bola de cristal la he dejado en casa.

¿Cuáles son los retos que afronta la PI?

JL: Yo creo que la tarea importante que tenemos es ayudar a pasar esta información al público, al ciudadano. Nosotros estamos en una posición privilegiada y tenemos que ir más allá del usuario, porque informando al ciudadano ayudas al usuario. Sensibilizando al ciudadano y a otros actores: policía, jueces, políticos… para que todo el mundo vaya viendo el valor que hay detrás de la PI y teniendo esa sensibilidad.

ES: He leído y he escuchado muchas veces que la PI tal cual existe hoy no va a existir en los próximos años. Eso lo vengo escuchando hace bastante. Yo parto de la base de que las empresas van a seguir compitiendo entre ellas para hacerse fuertes en el mercado y, evidentemente, algo que le da valor a las empresas es la PI, por lo cual creo que los que nos dedicamos a esto podemos estar medianamente tranquilos. Vamos a seguir teniendo trabajo tanto los que estamos en el sector privado como los que están en el público (que son los que reciben las solicitudes), porque las empresas le van a ir dando cada vez más importancia a la PI y eso va a redundar en beneficio de todos.

¿Cómo podría mejorarse el respeto a la PI?

ES: Hay un tema de educación. Nosotros, que venimos de países con muchísima piratería -en tu país (a Gilberto) está Tepito, en el mío está La Salada-. Son claros ejemplos de lo que es la piratería y de que no se hace nada para acabar con esta situación. Por lo tanto, hay un tema de educación de la gente, de explicarle que eso está mal.

Yo creo que el IMPI Mexico ha hecho bastante. Hace unos años venía dando formación desde edad muy temprana, en los colegios. El resultado no ha sido óptimo, pero no por falta de esfuerzos, sino de receptividad.

“El resultado no ha sido óptimo, pero no por falta de esfuerzos, sino de receptividad”

Muchos actores que juegan en este área también tendrán que adaptar sus modelos de negocio a tratar de evitar que la gente cometa actos de piratería. El acceso que hay hoy en día a series a través de plataformas como HBO o Netflix ha hecho disminuir considerablemente el tema de la piratería, porque a través de un precio muy razonable se tiene acceso a una cantidad muy aceptable de contenidos que antes se pirateaban.

JL: Cuanto más alineados estén los actores mejor. Hay que concienciar desde una edad muy joven, de la misma manera que se les dice a los niños que no se roba, este es un acto de robo.

De hecho, lo estáis haciendo con colegios.  

JL: Sí, tenemos visitas regulares. Hay que seguir en esa línea, no poniéndolo tanto en negativo, sino como algo en positivo: tú te has esforzado… ¿te gusta que te copien en los exámenes? Pues esto es lo mismo. El que se esfuerza, el que crea algo, no quiere que le copien, quiere obtener un retorno para él, y es legítimo que quiera ese retorno.

Luego siempre hay que poner las cosas en contexto. Una canción, un libro, comprados por medios electrónicos, ¿cuánto te cuesta? ¿Un euro? ¿Dos euros? Compáralo con el coste de un café y luego piensa en la cantidad de momentos de satisfacción que te va a dar ese libro comparado con los del café. Ese tipo de mensajes tiene que ir calando: esfuérzate, crea, que te vamos a proteger… Y luego está la otra parte: tienen que ver que proteges, hay que dar ejemplos del que se ha esforzado, ha protegido, luego ha obtenido un retorno, por ejemplo mediante licencias, o alguien no lo hizo bien, se defendió y ganó.

Todos, no sólo los niños, tienen que estar concienciados de la relevancia de proteger las creaciones.

Sois los primeros antiguos alumnos, de la primera promoción, habéis dado clase en el Máster, tú, Eli, has sido coordinador de prácticas… Queremos que nos habléis del Máster, de lo que ha representado para vosotros… ¿Por qué el Máster?

JL: De pura casualidad. Yo estaba orientado hacia comercio internacional, acabé la carrera y organizando una misión comercial a Argentina para el Gobierno de Murcia me preguntaron unos empresarios “¿cómo puedo proteger mi marca allí?”. Y a las dos/tres semanas, cuando volví a casa, veo en el diario Información que se ha montado un Máster, y pensé que a lo mejor era una oportunidad.

ES: En mi caso fue casualidad o imposición. Yo llegué a España en el año 1993, justo cuando se designa Alicante como sede de la OAMI, y recuerdo que haciendo prácticas en la Cámara de Comercio, Lucía Gomis me recomendó que hablase con un profesor de la Universidad que también podría orientarme en temas de comercio internacional.

Le golpeé la puerta a ese profesor y resultó ser Manolo Desantes y a los tres minutos de haber empezado a conversar me dijo “tu lo que tienes que hacer es el Máster que voy a crear”. Mi relación con el Magister fue antes de que existiese, creo que era noviembre del año 1993. Y como cuando ordenan algo, uno tiene que cumplirlo. Así fue como empecé.

Contadnos de ese primer año del Máster.

JL: El primer año era absolutamente caótico. Al final te das cuenta de que es algo propio de la naturaleza del Magister: tiene que ser caótico para que funcione. Empezabas y prácticamente no sabías lo que seguía.

“tiene que ser caótico para que funcione”

ES: Había días que teníamos una clase de patentes, luego marcas y luego venía alguien a hablar de derechos de autor, luego de derechos de autor ya no hablaba nadie en un mes…

JL: Al principio no había prácticas, pero luego comenzó a haber demanda del exterior y entonces se creó el programa de prácticas desde cero, con los pioneros que íbamos saliendo de allí.

¿Dónde hicisteis las prácticas?

JL: Yo las hice en Duran Corretjer y me quedé con ellos un año y medio. Después de mí vinieron ilustres alumnos como Julia García y Checa, que han tenido una muy buena carrera profesional.

ES: Yo las hice en el despacho Romaní, que hoy se llama Romaní-Martínez, y ahí tuve la enorme suerte de encontrarme dos personas que eran excelentes profesionales y muy buenas personas: los hermanos Antoni y Jordi, con los cuales hoy sigo teniendo mucha relación. No continué ahí porque tuve una oferta de la Oficina de Marcas y Patentes Argentina y decidí volver. Luego, con el tiempo, me arrepentí a medias. Aprendí mucho.

Lo conocisteis el primer año y van ya XXIII promociones ¿Qué destacáis de este Máster?

JL: Por centrarme un poco en los años que he estado más cercano –hasta hace dos o tres –, yo creo que precisamente lo que os comentaba antes del caos. El caos existe porque el Máster intenta acaparar mucho conocimiento a través de mucha gente, y entonces esa visión tan amplia –que como alumno piensas “me estás matando”–, porque cada día viene otra persona que no conecta bien con el de antes o con el de después, es duro tratar de seguir un hilo conductor… Y, sin embargo, cuando acabas y lo ves en perspectiva, piensas “qué suerte he tenido de ver a toda esta gente”, que me han hablado de lo mismo pero de perspectivas tan diferentes. Me hubiera gustado hacerlo teniendo experiencia profesional previa. Se notaba inmediatamente qué alumno venía recién licenciado y quién había trabajado en el tema y cómo exprimían a cada profesor, y cómo valoraban esa variedad. Eso es lo mejor que puede aportar este Máster.

ES: Yo creo que el Magister sigue dando buenos resultados, formando buenos alumnos. En mi caso he tenido en los últimos años bastantes becarios del Máster y he detectado una formación académica bastante sólida y creo que un área de mejora es la parte práctica. También entono un mea culpa, por mi etapa como coordinador de practicum, a lo mejor no lo hemos sabido implementar bien.

JL: Yo he reclutado a muchos alumnos y tengo muchos compañeros que son antiguos alumnos y he de decir que es un sello de garantía. Alguien que te viene con esta preparación sabes que, por lo menos, una sólida base teórica la va a tener. Luego es cierto que le vas a tener que perfeccionar la práctica, a lo mejor ahí le falta un poco más.

Pero la práctica, al final, en cualquier trabajo que vayas te la van a tener que dar, en cada sitio es diferente. Lo complicado es tener lo otro, esa visión amplia de la PI, que has trabajado con muchos profesionales, yo lo veo con mis compañeros: hay muchos que están muy bien preparados, la base es muy buena.

Tras tantas promociones, con tanta gente en tantos países es casi, casi una marca de certificación.

JL: Completamente. Yo lo pienso y lo noto cuando a veces en la oficina vienen becarios. Los que vienen del Magister tienen una buena base, no es que los otros no la tengan, pero por lo menos esto para mí ya tiene una garantía y normalmente encajan muy bien. Y cuando interactúas con algún antiguo compañero, notas que existe ese cariño, ese vínculo, es una relación distinta.

“Los que vienen del Magister tienen una buena base”

ES: En mi caso particular, muchos de mis corresponsales son antiguos alumnos del Magister, sobre todo a nivel latinoamericano, con los que nos une una formación común y muchos amigos en común, con lo cual es mucho más fácil trabajar.

¿Qué opináis de los blogs especializados en PI? ¿Seguís alguno?

JL: Yo sigo dos, uno con más frecuencia que otro. El vuestro y el IP Kat con más frecuencia. Me aficioné cuando salió y lo voy siguiendo con cierta regularidad.

Los que sigo me parece que tienen un alto nivel de calidad. Los textos están bien trabajados, realmente obtienes información. Me gusta el formato blog, el post es algo muy focalizado, es una idea, no es un artículo extenso, logras extraer información con un estilo no tan académico como te sueles encontrar en los artículos, de una forma más fresca, con más ironía…

“[el blog] es una fuente importantísima para estar actualizado”

En eso los anglosajones son unos maestros incluso en la propia prensa, en los blogs, cuando dan conferencias… siempre tienen sentido del humor, porque eso hace más fácil seguir la información. No tiene por qué ser aburrida. Y una cosa que me gusta de los blogs es la posibilidad de interactuar, leer los comentarios de la gente, qué se comenta sobre los comentarios… eso se pierde en otros formatos.

ES: Yo también sigo el IP Kat y el vuestro casi de manera simultánea. En algún momento sí que podía colaborar con Aurelius dándole determinada información…

Actualmente pueden seguir colaborando.

ES: Sí, pero hay una cuestión de tiempo… (risas). A mí los blogs me gustan porque me permiten mantenerme actualizado, hay una inmediatez absoluta y son fáciles de leer. Uno en cinco minutos sabe cómo está el estado de la Patente Unitaria hoy en día.

Hay mucha información. Además de estos dos, de forma más intermitente estoy siguiendo otros ocho, y a veces uno pasa muy de puntillas. Lee los títulos y, si le interesa, se mete un poco en el artículo. Para mí es una fuente importantísima para estar actualizado.

¿Qué os parece el IP Kat desde que se fue Jeremy?

JL: No sabía que se había ido, así que no te puedo contestar.

¿Tú tampoco?

ES: Yo sabía que se había ido porque sé que César le dedicó unos trazos en el blog. No he notado demasiados cambios. Sí quizá que hay más contenido relacionado con derechos de autor que antes.

Aprovechamos la ocasión para invitaros a escribir en Lvcentinvs, que también es vuestro. ¿Con qué personaje de la PI os tomaríais unas cañas?

JL: Con Otero. Ya lo he hecho otras veces. Es una persona con la que trabajé cuando estaba en Danone, y él nos llevaba algunos casos. Me encanta, aparte de su gran capacidad profesional, su visión y su entendimiento, su gran fuerza a nivel personal, el amor por sus pasiones.

Y las sigue manteniendo…

JL: El Madrid, la caza, escribir… Es una persona con quien me he tomado alguna caña alguna vez y con quien no dejaría de tomármela.

ES: Yo tuve la suerte de haber conocido a un académico y profesional que era Ernesto Aracama Zorraquín, un profesor argentino con el que tuve la oportunidad de trabajar los últimos años de su vida. Antes de dar las clases las preparábamos en un restaurante que había debajo de la autopista 9 de julio, en Buenos Aires o en su casa, en una habitación enorme llena de libros de PI.

“siempre tuve la ilusión de tomarme una caña con Marcelo Bielsa”

Lo recuerdo muy bien pues estaba recién casado. Le decía a mi mujer que me iba a hablar con Ernesto y a lo mejor podían pasar seis o siete horas de charlas y discusiones, y disfrutaba mucho tanto de la parte profesional como de la calidad humana que tenía Ernesto.

Y luego, hace mucho que no me tomo -no una caña sino un vino- con Manel, pero en el pasado sí que coincidía mucho con él en las jornadas que se organizaban en el Máster sobre América Latina, que creo que no se organizan más, pero Manel era un asiduo y siempre compartíamos algún vino y me daba mucho gusto.

Con la otra persona que me sigue encantando tomarme cañas es con Manolo Desantes, que siempre es un placer conversar sobre PI con él.

¿Y con quién de fuera de la PI?  

ES: En mi caso, como argentino y por tanto futbolero, yo siempre tuve la ilusión de tomarme una caña con Marcelo Bielsa, que más allá del tema futbolístico, me parece un filósofo de la vida, y tuve la oportunidad de hacerlo cuando él estaba dirigiendo al Athletic y realmente son de las cosas que uno se acuerda.

¿Pagó él o tu?

ES: No recuerdo, estaban él y el profesor Bonini.

JL: Con dos escritores británicos. Terry Pratchett y Douglas Adams. Douglas Adams escribió una serie de libros llamada “La guía del autoestopista galáctico” y Terry Pratchett ha escrito decenas de libros sobre un mundo que él se ha inventado que se llama Mundodisco. Son libros muy divertidos, que vale la pena leer si quieres leer algo original, divertido, entretenido…

“Tengo una novela en fase de revisión”

¿Y tienen la letra grande?

(Risas)

JL: Sí, sí (risas). Es ese humor británico tan elegante y pienso que si escriben como son tenían que ser gente muy interesante.

ES: Podéis apreciar aquí quién es el culto…

Y quién es el vividor.

ES: Y quién no… yo recuerdo que compartíamos muchas horas de estudio durante el Máster y había dos tipos de compañeros de estudio: con el que hablaba muchísimo de fútbol y con el que no hablaba nada de fútbol, y Julio era del segundo.

JL: Yo todo el fútbol que sé, lo se por él y por mi hijo Andrés ahora.

¿Tenéis algún hobby?

JL: Yo escribir.

¿Cómo Manel?

JL: Como Manel. De hecho me estoy leyendo su libro ahora porque lo leí en la entrevista que le hicisteis y me compré el libro.

¿Has publicado algo?

JL: Tengo una novela en fase de revisión.

¿En Board of Appeal?

(Risas)

Nos tienes que avisar cuando la publiques.

JL: Por supuesto.

ES: En mi caso, me encanta viajar. Hoy hago “laborocio” (suena mejor en argentino, promised). Cuando viajo por trabajo aprovecho para pasar unos días de vacaciones y eso me ha permitido disfrutar de los viajes con la familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.