Este artículo ha sido preparado por Pedro Gómez Luna, alumni del Magíster Lvcentinvs.

La riqueza minera de Córdoba dio lugar a que el trabajo de la orfebrería se desarrollara aquí, adquiriendo una gran importancia, como la producción de objetos de adorno y joyas en las épocas celtíbera, romana, visigoda, y musulmana, existiendo una continuidad estilística en el trabajo del orfebre.

En el siglo XVI, la industria joyera tuvo una presencia muy marcada  y una gran importancia, en Córdoba. Los plateros cordobeses se agrupan en gremios para defender sus intereses y se funda la Congregación o Cofradía de San Eloy, en 1503.

Los encargos se realizan de toda España, Europa, América, incluso de Oceanía donde se han encontrado piezas hechas con punzones de Córdoba.

Esta Congregación o Colegio de Plateros Cordobeses fue perdiendo importancia cuando llegó la libertad de industria. En 1936 fue disuelta y sus integrantes pasan a los sindicatos y en los años sesenta crearon el Gremio Autónomo Sindical de Joyeros y Plateros. En 1976 se fundó la actual Asociación Provincial de Joyeros, Plateros y Relojeros de Córdoba.

Actualmente es el tercer exportador de joyería a nivel nacional. En 2005 se crea el Parque Joyero, donde hay unas 170 empresas y donde se encuentra la Escuela de Joyería.

Ante la cantidad de diseños con forma de corazón y de la flor margarita que habían comenzado a venderse al público, de una forma más o menos similar, con anterioridad al registro del modelo industrial por parte de S. TOUS, S.L., la entidad Asociación Provincial de Joyeros, Plateros y Relojeros de Córdoba San Eloy, decidió interponer demanda contra dicha sociedad, solicitando que declarase la nulidad del diseño industrial del corazón y el de la margarita. Este procedimiento ha sido seguido por el Juzgado de lo Mercantil nº2 de Barcelona, cuya resolución es de fecha 19 de abril de 2017.

La parte actora solicita la nulidad de los dos diseños, por un lado, porque carecen de novedad, y lo prueba con revistas y catálogos, anteriores a la fecha de registro de la actora, en los que se acredita la realidad de la difusión al público de diseños similares a los que son objeto de esta litis. Por otro lado, para acreditar que carece de singularidad aporta certificados de usuarios informados.

Ante esta alegación, la parte demandada entiende que la protección registral de su primer diseño industrial expiró con anterioridad a la interposición de la demanda, y que, por tanto, no puede acordarse la nulidad de algo que ya había pasado a dominio público. Y aquí es donde viene la primer peculiaridad del caso, ya que, atendiendo a la Disposición Transitoria Segunda de la Ley 20/2003, la norma de referencia en este procedimiento es el Estatuto de la Propiedad Industrial de 1929, debido a que la citada Ley entró en vigor con posterioridad al registro del diseño industrial objeto de conflicto.

El Juzgador, aplicando el artículo 65 de la Ley 20/2003, y sin tener en cuenta, el argumento de la parte demandada consistente en que no es posible la nulidad ya que la protección del diseño ya ha expirado, entiende que, al margen del hecho de que haya perdido su vigencia durante el procedimiento, “no puede negarse el interés de la actora en la declaración de nulidad de un determinado diseño, por los efectos que hubiera podido tener mientras estuvo vigente.”  

En cuanto al segundo diseño de la margarita, el Juzgador, interpretando la jurisprudencia del Tribunal Supremo (STS 25.01.2007), indica que la originalidad ha de ser uno de los fundamentos de toda propiedad industrial, razonando que, “a mayor singularidad, mayor ámbito de protección ha de otorgarse al diseño prioritario” y si, “el diseño tiene menos singularidad, bastará con algunas diferencias para que el producto cuestionado no produzca la misma impresión general.”

Tras la descripción del diseño, el Tribunal considera que el grado de originalidad no ha de ser absoluto, sino que es posible el registro de diseños que tengan un grado de novedad relativo, bastando cualquier diferencia que tengan para distinguir unos productos de otros. Y, en este caso, se desestima la petición de la Asociación de Joyeros Cordobeses, debido a que los elementos característicos del diseño de la margarita se pueden desprender de su forma tridimensional (parte superior, inferior, y de lado), y es que, la parte actora aportó fotografías donde no se permite apreciar sus aspectos tridimensionales, sino solo los bidimensionales, y “precisamente en estos aspectos es donde reside la novedad del diseño de la demandada”.

Por tanto, la demanda fue estimada parcialmente, ya que se declaró la nulidad del diseño del corazón aunque no el de la flor margarita. Esto supone un hecho bastante llamativo en los procedimientos judiciales de nulidad de diseño, ya que es el primer caso en el que se acuerda la nulidad de un diseño de una entidad tan conocida como TOUS. Hasta la fecha no se sabe si TOUS ha recurrido o no. Estad atentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.