Este artículo ha sido preparado por Luis Miguel Pantoja, alumni del Magister Lvcentinvs.

El día jueves 18 de mayo, en vísperas de la celebración de la 139 edición del INTA (ahora ya terminada), fueron aprobados por la Comisión, dos Reglamentos relacionados al desarrollo y complemento de las disposiciones del Reglamento (CE) n.º 207/2009.

Este “paquete” legislativo, se compone de un Reglamento de Ejecución y de un Reglamento delegado, que se dieron como resultado de distintas consultas a asociaciones de usuarios y expertos de las oficinas nacionales de los Estados miembros.

Estos dos reglamentos están destinados principalmente a organizar y simplificar los diferentes procedimientos que se llevan a cabo frente a la EUIPO, y de alguna manera abrirle la puerta al uso de distintos medios tecnológicos en diferentes etapas.

A primera vista, no parece que estas disposiciones generen un cambio o una mejora sustancial en los procedimientos ante la Oficina, pero hay ciertos puntos que llaman la atención y pueden generar cierta expectativa a futuro.

Un guiño a las marcas no tradicionales

Uno de los grandes cambios que estableció el Reglamento (UE) 2015/2424, fue la eliminación del requisito de representación gráfica en la definición de la marca UE, dejando abierta la posibilidad a los signos no tradicionales de poder ser protegidos como marcas de la Unión, pero que aún presentaban problemas al momento de poder ser descritas de manera clara al momento de presentar la solicitud.

Como complemento a esta modificación, el recién aprobado Reglamento de ejecución establece en su artículo 3 que, al momento de la solicitud, la marca debe estar “representada en cualquier forma que se considere adecuada usando la tecnología generalmente disponible”, esta última parte da luz verde al desarrollo y uso de nuevas tecnologías que permitan describir con claridad y precisión las características de marcas olfativas, de gusto y dar otra opción de representar marcas sonoras.

Aunque es cierto que en el caso de las marcas gustativas se seguiría presentando el problema de demostrar la ausencia de funcionalidad, es realmente una solución importante al momento de representar claramente el alcance de su protección.

Esta posibilidad de facilitar el acceso a este tipo de marcas no tradicionales, es un gran avance hacia las exigencias del mercado, así como un reto importante tanto para usuarios como para la Oficina de seguir explorando este mundo de los signos distintivos.

Estructuración y armonización de los procedimientos

Otro de los cambios que presenta el Reglamento delegado es una nueva redacción del procedimiento de oposición, redactada en nueve artículos en una manera estructurada que contempla los diferentes escenarios que se pueden presentar en este procedimiento, expuestos de manera más clara que en el texto actual.

Asimismo, se armonizan los procedimientos de nulidad y caducidad con iguales disposiciones a las que se refiere el procedimiento de oposición con respecto a su examen de fondo y prueba de uso, manteniendo las particularidades que derivan de la naturaleza de cada uno de estos procedimientos.

Igualmente integran en un único texto, las disposiciones relacionadas con los recursos que se presentan en las diferentes etapas de los procedimientos ante la Oficina.

Esta modificación resulta llamativa, debido a que, si bien no presenta un cambio sustancial sobre el fondo de los procedimientos, si los simplifica y los hace más sencillos tanto para usuarios como para examinadores, presentando una especie de “procedimientos ante la EUIPO for dummies” que siempre va a ser bienvenido con los brazos abiertos.

Ahora sí ¡a poner orden a las pruebas!

Este es un punto que en lo personal llama gratamente mi atención, debido a que el Reglamento delegado establece en su artículo 55 que, los documentos aportados como pruebas, deben contener un índice en donde se presente:

1) el número del anexo;

2) una breve descripción del documento o del elemento y, si procede, el número de páginas;

3) el número de página de la presentación en la que se menciona el documento o el elemento.

Estas formalidades son de mandatorio cumplimiento, debido a que su ausencia genera que las pruebas no sean tenidas en cuenta. Esta medida evita que se aporten una cantidad exagerada de documentos de manera desordenada, que lo único que generan es que se obstaculice la defensa de la otra parte, creándole un desgaste innecesario al momento de buscar organizar de manera lógica pruebas y argumentos que no son suyos.

La inclusión de esta exigencia, dejaría en el pasado este tipo de “estrategias” procesales, asegurando en gran medida la claridad y el orden en los procedimientos.

Y entonces, ¿se presenta realmente un cambio?

Además de las medidas anteriormente mencionadas, se incorporan disposiciones con respecto al idioma de los procedimientos y las pruebas, las notificaciones y la potestad facultativa de la Oficina de suspender los procedimientos.

Aunque no se puede decir que se vaya a presentar un cambio con la inclusión de estos textos, si está claro que los reglamentos aprobados modernizan significativamente el sistema de protección de las marcas UE, abriendo las puertas a diferentes tipos de marcas y presentando nuevas exigencias tanto para la EUIPO como para los particulares de seguir explorando el mundo de los signos distintivos con la continua evolución del mercado.

Ahora solo nos queda esperar que estos reglamentos no sean objetados ni por el Parlamento Europeo ni por el Consejo para que sean publicados en el Diario Oficial de la Unión Europea y entren en vigor, y, de esta manera, puedan ser aplicables desde el 1 de octubre de este año, así que para poder saber si con estas modificaciones se introducirá realmente cambios en el sistema de las marcas de la Unión solo resta decir.

Amanecerá y veremos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.