Segunda entrega sobre las sentencias dictadas en septiembre. Son 17 sentencias, varias de ellas de lectura recomendada.

STG, de 20 de septiembre de 2016, asunto T-566/15 (Marca UE)

El Tribunal estimó el recurso del solicitante de la marca y anuló la resolución de la Primera Sala de Recurso de la EUIPO (asunto R1617/2014-1). El Tribunal ha considerado que la EUIPO evalúo de forma errónea los signos enfrentados. Por lo tanto, aún y cuando las marcas cubren productos/servicios idénticos, no existe riesgo de confusión entre ambas marcas:

t-566-15

STG, de 20 de septiembre de 2016, asunto T-565/15 (Marca UE)

El Tribunal estimó el recurso del solicitante de la marca y anuló la resolución de la Primera Sala de Recurso de la EUIPO (asunto R1538/2014-1). El Tribunal ha considerado que la EUIPO evalúo de forma errónea los signos enfrentados (MERLIN’S KINDERWELT vs KINDER). Por lo tanto, aún y cuando las marcas cubren productos/servicios idénticos, no existe riesgo de confusión entre ambas marcas.

STG, de 22 de septiembre de 2016, asunto T-512/15 (Marca UE)

El Tribunal General desestimó el recurso del solicitante, confirmándose por tanto la decisión de la EUIPO en la que se rechazó el registro de la marca impugnada por existir riesgo de confusión con la marca anterior:

t-512-15STG, de 22 de septiembre de 2016, asunto T-237/15 (Marca UE)

El Tribunal General desestimó el recurso del solicitante, confirmándose por tanto la decisión de la EUIPO en la que se canceló el registro de la marca objeto de nulidad por ser descriptiva y carecer de carácter distintivo.

t-237-15

STG, de 22 de septiembre de 2016, asunto T-228/15 (Marca UE)

El Tribunal General desestimó el recurso del solicitante, confirmándose por tanto la decisión de la EUIPO en la que se rechazó el registro de la marca impugnada por existir riesgo de confusión con la marca anterior:

t-228-15

STJUE, de 22 de septiembre de 2016, asunto C-223/15 (Marca UE)

Interesante sentencia nos deja el Tribunal de Justicia sobre el carácter unitario de la Marca UE y el alcance territorial de la prohibición prevista en el artículo 102 RMUE.

Las cuestiones prejudiciales que el Tribunal debía clarificar eran las siguientes:

¿Qué consecuencias tiene para la valoración del riesgo de confusión entre una marca denominativa de la Unión (COMBIT) y una denominación (COMMIT) que presuntamente viola esa marca el hecho de que, desde el punto de vista del consumidor medio de algunos Estados miembros, la similitud fonética entre la marca y la denominación se neutraliza por una diferencia conceptual, pero no así desde el punto de vista del consumidor medio de otros Estados miembros?

a) ¿Para valorar el riesgo de confusión, es determinante el punto de vista del consumidor medio de los primeros Estados miembros, o el del consumidor medio de los otros Estados miembros, o el de un consumidor medio ficticio de todos los Estados miembros?

b) ¿Ha de apreciarse o no una violación de la marca de la Unión en todo el territorio de la Unión cuando sólo en una parte de ésta existe riesgo de confusión, o se ha de diferenciar entre los distintos Estados miembros?»

En una sentencia más breve de lo esperada, el Tribunal ha declarado que:

El artículo 1, apartado 2, el artículo 9, apartado 1, letra b), y el artículo 102, apartado 1, del Reglamento (CE) n.º 207/2009 del Consejo, de 26 de febrero de 2009, sobre la marca de la Unión Europea, deben interpretarse en el sentido de que, cuando un tribunal de marcas de la Unión Europea aprecia que el uso de un signo crea un riesgo de confusión con una marca de la Unión Europea en una parte del territorio de la Unión, mientras que no crea ese riesgo en otra parte de éste, ese tribunal debe concluir que existe una violación del derecho exclusivo conferido por esa marca y dictar un mandamiento de cese de ese uso en todo el territorio de la Unión Europea, con excepción de la parte de éste en la que se haya constatado la inexistencia de riesgo de confusión.

STJUE, de 22 de septiembre de 2016, asunto C-110/15 (Derechos de Autor)

Interesante sentencia, de esas que tanto gustan a Aurelius, relacionada con los Derechos de Autor , la excepción por copia privada y la compensación equitativa o canon.

Las cuestiones prejudiciales que el Tribunal debía clarificar eran las siguientes:

1) ¿Se opone el ordenamiento jurídico de la Unión ―en particular el considerando 31 y el artículo 5, apartado 2, letra b), de la Directiva 2001/29― a una normativa nacional (en particular, el artículo 71 sexies de la [LDA], en relación con el artículo 4 del [anexo] del Decreto de 30 de diciembre de 2009), que establece que, en lo que se refiere a soportes y dispositivos adquiridos con fines manifiestamente ajenos a la copia privada ―es decir, para uso exclusivamente profesional―, la determinación de los criterios de exención ex ante del canon por copia privada se encomienda a la contratación ―es decir, a la “libre negociación”― privada, en especial en lo que atañe a los “protocolos de aplicación” mencionados en el artículo 4 del [anexo del Decreto de 30 de diciembre de 2009], y no contiene ninguna disposición de carácter general ni garantías de igualdad de trato entre la SIAE y las personas obligadas al pago de la compensación o sus asociaciones sectoriales?

2) ¿Se opone el ordenamiento jurídico de la Unión ―en particular el considerando 31 y el artículo 5, apartado 2, letra b), de la Directiva 2001/29― a una normativa nacional como el artículo 71 sexies de la [Ley sobre derechos de autor], en relación con el [Decreto de 30 de diciembre de 2009] y con las instrucciones impartidas por la SIAE en materia de devolución, que establece que, en lo que se refiere a soportes y dispositivos adquiridos con fines manifiestamente ajenos a la copia privada ―es decir, para uso exclusivamente profesional―, la devolución sólo puede exigirla el usuario final y no el fabricante de tales soportes y dispositivos?»

En una sentencia más breve de lo esperada, el Tribunal ha declarado que:

El Derecho de la Unión, en particular el artículo 5, apartado 2, letra b), de la Directiva 2001/29/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de mayo de 2001, relativa a la armonización de determinados aspectos de los derechos de autor y derechos afines a los derechos de autor en la sociedad de la información, debe interpretarse en el sentido de que se opone a una normativa nacional, como la discutida en el litigio principal, que condiciona la exención del pago del canon por copia privada de los productores e importadores de equipos y soportes destinados a un uso manifiestamente distinto de la copia privada a la conclusión de acuerdos entre una entidad, que dispone de un monopolio legal de la representación de los autores de las obras, y los obligados al pago de la compensación o sus asociaciones profesionales, por una parte, y, por otra, prevé que sólo el usuario final de esos equipos y soportes puede solicitar la devolución de ese canon, si hubiera sido indebidamente pagado.

STJUE, de 22 de septiembre de 2016, asunto C-442/15 P (Marca UE)

De recomendable lectura resulta esta sentencia del Tribunal de Justicia, no tanto por el resultado sobre el fondo, que confirma la decisión de la EUIPO de cancelar las marcas del recurrente “PENSA” y “PENSA PHARMA”, sino por el análisis y referencias que emite en relación con el cambio en la materia objeto del procedimiento y nuevos argumentos expuestos ante el Tribunal.

STG, de 27 de septiembre de 2016, asunto T-450/15 (Marca UE)

El Tribunal General desestimó el recurso del solicitante, confirmándose por tanto la decisión de la EUIPO en la que se rechazó el registro de la marca impugnada “LUVOWORLD” por existir riesgo de confusión con la marca anterior “LUVO”.

STG, de 27 de septiembre de 2016, asunto T-449/15 (Marca UE)

El Tribunal General desestimó el recurso del solicitante, confirmándose por tanto la decisión de la EUIPO en la que se rechazó el registro de la marca impugnada “LUVO” por existir riesgo de confusión con la marca anterior “LUVO”.

STG, de 28 de septiembre de 2016, asunto T-476/15 (Marca UE)

El Tribunal estimó el recurso del oponente y anuló la resolución de la Cuarta Sala de Recurso de la EUIPO (asunto R2542/2013-4). El Tribunal ha considerado que la EUIPO se negó indebidamente a tomar en consideración las pruebas aportadas por el recurrente, solicitante de la nulidad de la marca FITNESS. Por lo tanto, se anula la decisión recurrida y se remiten los autos a la EUIPO para que evalúe las pruebas adecuadamente.

STG, de 28 de septiembre de 2016, asunto T-400/15 (Marca UE)

El Tribunal General desestimó el recurso del oponente, confirmándose por tanto la decisión de la EUIPO en la que se aceptó el registro de la marca impugnada (CITRUS SATURDAY) toda vez que la oponente no acreditó en tiempo la existencia y validez de la marca anterior (CITRUS).

STG, de 28 de septiembre de 2016, asunto T-593/15 (Marca UE)

El Tribunal General desestimó el recurso del oponente, confirmándose por tanto la decisión de la EUIPO en la que se aceptó el registro de la marca impugnada al no existir riesgo de confusión con las marcas anteriores:

t-593-15

STG, de 28 de septiembre de 2016, asunto T-362/15 (Marca UE)

El Tribunal estimó el recurso del oponente y anuló la resolución de la Cuarta Sala de Recurso de la EUIPO (asunto R2255/2012-4). El Tribunal ha considerado que la OAMI evalúo de forma errónea los signos enfrentados (HENLEY v. HENLEYS), en particular, el Tribunal señala que la EUIPO se equivocó al no valorar la reputación del signo anterior (HENLEYS).

STG, de 28 de septiembre de 2016, asuntos acumulados T-129/15 y T-130/15 (Marca UE)

El Tribunal General desestimó los recursos del solicitante, confirmándose por tanto las decisiones de la EUIPO en la que se rechazó el registro de las marcas WAVE 2 PAY y “WAVE TO PAYpor carecer de carácter distintivo y ser descriptivas.

STG, de 30 de septiembre de 2016, asunto T-430/15 (Marca UE)

El Tribunal General desestimó el recurso del oponente, confirmándose por tanto la decisión de la EUIPO en la que se aceptó el registro de la marca impugnada al no existir riesgo de confusión con las marcas anteriores:

t-430-15

STG, de 30 de septiembre de 2016, asunto T-355/15 (Marca UE)

El Tribunal General desestimó el recurso del oponente, confirmándose por tanto la decisión de la EUIPO en la que se aceptó el registro de la marca impugnada (ASTEX) al no existir riesgo de confusión con la marca anterior (ALPEX). El oponente no acreditó el uso real y efectivo de la marca anterior para todos los productos y servicios en cuestión.

Una vez terminadas las sentencias de septiembre, pronto volveremos con más, que aún nos quedan las de octubre (29) y noviembre (21). ¡¡¡¿Quien dijo yo?!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.