Este artículo ha sido preparado por José A. Argüello, socio en Cerrogrande y alumni del Magister Lvcentinvs.

Si la propiedad intelectual está en todo lo que nos rodea no está por demás decir que no se escapa del sector petrolero, tan es así que las grandes petroleras estadounidenses Shell, Chevron y Exxon han tenido a bien anticiparse, al palpable arranque formal de gasolineras privadas en México (esperado para el 2017), y han iniciado acciones para proteger su vasto portafolio de marcas previendo la fuerte competencia que, ciertamente, se dará entre empresas nacionales y multinacionales y también, quizá, buscando minimizar los riesgos ante los siempre oportunos y molestos “troles” que pululan cuando de propiedad intelectual se trata.

Como breve introducción cultural, el 18 de marzo de 1938 fue un día memorable para la historia de México, ya que el entonces Presidente de la República, Lázaro Cárdenas del Río, decretaba la expropiación de todos los bienes que fueren necesarios para el descubrimiento, captación, conducción, almacenamiento, refinación y distribución de los productos de la industria petrolera en México.

75 años después, en el año 2013, una serie de radicales y controversiales normas jurídicas sentenciaban un cambio visible a la política petrolera del país. Estos cambios, a grandes rasgos, daban el banderazo de salida para la apertura de la industria petrolera al mercado privado, incluyendo la privatización de las gasolineras y la distribución de combustible que, si bien ya está regulada, no hemos visto empresas que distribuyan combustible sin el patrocinio de Petróleos Mexicanos (PEMEX) empresa estatal que, desde 1938, ha captado la totalidad de la distribución del combustible fósil.

Como todo cambio, adaptarse al nuevo sistema lleva su tiempo y, a la fecha, no existen compañías petroleras extranjeras que posean gasolineras y distribuyan el combustible en México. No obstante, se presume que el 2017 será el año en el que PEMEX deje de jugar solo al “Monopoly” y permita a otros jugadores sentarse en la mesa. Sobre la llegada de gasolineras extranjeras vean aquí, aquí y aquí.

Por su parte, Shell ha presentado a trámite, durante el mes de septiembre, un gran número de marcas para proteger el Trade Dress de sus despachadoras y tiendas de autoservicio. Desde el diseño arquitectónico de los mismos, hasta la combinación de colores tan distintivos.

imagen-1

Solicitud de marca: 1795999

En lo que toca a Exxon, desde el año pasado ha comenzado con una gran campaña de protección de sus activos intangibles tales como los signos EXXON, MOBIL o SPEEDPASS+, resaltando que, esta última, dará a conocer un modelo de gasolineras de autoservicio en el cual se podrá realizar el pago de combustible y artículos de tiendas de conveniencia mediante el pago con tarjeta, aplicaciones móviles o con sistemas electrónicos de identificación (contrario al sistema actual en México que cuenta con empleados despachadores).

imagen-2

Solicitud de marca: 1807255

Finalmente, Chevron no se ha quedado atrás e, igualmente, ha protegido diversas marcas de su portafolio como las marcas: CHEVRON, RBL, ISOALKY, SMARTFILL, entre otras.

Hasta este punto es importante rememorar que entre las compañías petroleras expropiadas en 1938 se encontraban la Compañía Mexicana El Águila (perteneciente a la Royal Dutch Shell), la California Standard Oil Company of Mexico (propiedad de la multinacional Chevron Co.) y la Huasteca Petroleum Company (propiedad del grupo Exxon Mobil). Por lo que, cual Fénix, estas empresas se renovarán y regresarán a la actividad petrolera mexicana.

Para gusto o disgusto de los mexicanos, el sistema privatizado de petróleos en México no tiene vuelta de hoja y lo intuimos de la enorme inversión que estas empresas están llevando a cabo para proteger sus signos distintivos en México y asegurarse que su calidad y prestigio sean reconocidas en el mercado mexicano y que su impacto, probablemente a partir del próximo año, sea contundente. Lo que sí, es que México es prácticamente un mercado virgen para las compañías petroleras extranjeras por lo que, seguramente, la competencia entre éstas será muy fuerte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.