Tras la entrada de la semana pasada recomendando algunas lecturas, ahora toca ponerse al día con las noticias y calmar esa ansiedad que genera el pensar que uno puede que no esté al tanto de lo último más último en esto de la propiedad intelectual. A mi modo de ver, dos son las noticias que mayor interés presentan esta semana.

La Directiva de secretos empresariales cierra la tetralogía legislativa europea

Anteayer se publicó la Directiva 2016/943 de protección de los secretos empresariales. Tuve ocasión de preparar una conferencia sobre la misma y me parece interesante resaltar los grandes cambios que implica, sobre todo, la parte de la Directiva relativa a las acciones y procedimientos. Merece la pena leerla. La audiencia queda formalmente invitada a comentar la directiva (o aspecto de la misma) en nuestro blog.

Con la publicación de la Directiva se cierras años de trabajo de las instituciones europeas y un semestre en el que se han publicado hasta cuatro importantes instrumentos en materia de PI/TIC: el Reglamento 2015/2424 sobre la marca EU, la Directiva 2015/2436 de marcas, el Reglamento 2016/697 sobre protección de datos personales y la citada Directiva 2016/943.

Aunque muchos de estos instrumentos no entran en vigor hasta 2018 (es el caso de la Directiva de secretos empresariales el plazo de transposición es hasta junio de 2018), tengo la impresión de que con la publicación de la directiva se cierra una gran reforma del Derecho europeo en materia de PI/TIC. Sin duda, quedan pendientes algunas propuestas de Reglamento y de Directivas – en particular el de “geoblocking” o mi favorito, la directiva sobre contratos de suministros de contenidos digitales – pero, sin duda, no son propuesta del mismo calado. Ahora bien, ¿cuanto tiempo vamos a poder descansar? Creo que no mucho. Por venir están, al menos, las propuesta de reforma de la Directiva 2001/29 sobre derechos de autor y la Directiva 2004/48 sobre respeto de los derechos.

La neutralidad en la Red a ambos lados del Atlántico

Leo en El País que “la agencia que regula las comunicaciones en Estados Unidos (la FCC) se anotó este martes una importante victoria legal en la batalla por garantizar el acceso al Internet a gran velocidad, después de que un tribunal de apelaciones federal apoyara las nuevas reglas para preservar la llamada neutralidad en la Red. La banda ancha se considera un servicio básico como la electricidad, el agua o el teléfono, y las empresas no pueden limitarla por el uso que se vaya a hacer de ella, aunque favorezca a la competencia”. La decisión es apelable y alguien consideran que es probable que llegue a la Corte Suprema. Lo cuentan también en ArsTechnica.

Debe observarse que la decisión contrasta con la regulación que se aprobó en Europa el año pasado. Efectivamente el Art. 3 Reglamento 2015/2120 por el que se establecen medidas en relación con el acceso a una internet abierta impone a los proveedores de servicios de acceso a Internet la obligación de tratar “todo el tráfico de manera equitativa cuando presten servicios de acceso a internet, sin discriminación, restricción o interferencia, e independientemente del emisor y el receptor, el contenido al que se accede o que se distribuye, las aplicaciones o servicios utilizados o prestados, o el equipo terminal empleado”. Ahora bien, esa obligación no impide que los proveedores puedan aplicar “medidas razonables de gestión de tráfico”. Según esa misma disposición, se entiende por razonables las medidas “transparentes, no discriminatorias y proporcionadas”, y que no estén basadas “en consideraciones comerciales, sino en requisitos objetivamente diferentes de calidad técnica del servicio para categorías específicas de tráfico”. Del mismo modo, el apartado 5 indica que los proveedores de acceso “tendrán libertad para ofrecer servicios distintos a los servicios de acceso a internet que estén optimizados para contenidos, aplicaciones o servicios específicos o para combinaciones de estos, cuando la optimización sea necesaria para atender a las necesidades de contenidos, aplicaciones o servicios que precisen de un nivel de calidad específico”.

Como puede observarse, aunque la disposición acoge el principio general de neutralidad en la Red, el mismo resulta muy “edulcorado” con las excepciones, las cuales admiten otorgar un trato privilegiado “para categorías específicas de tráfico” y “contenidos, aplicaciones o servicios que precisen de un nivel de calidad específico”. Esto justificaría, por ejemplo, que Netflix negociara con los proveedores de acceso de un determinado país un mayor ancho de banda para que los usuarios pudieran acceder a sus servicios.

No quiero despedir esta entrada sin felicitar al equipo del Magister Lvcentinvs, que ha logrado que un año más el programa aparezca en el listado los 500 mejores Masters publicados por El Mundo. Y, a su vez, también hay que felicitar a los alumnos de la 22a promoción de dicho Máster que el miércoles dejaron de ser alumnos lvcentinvs para convertirse en homo lvcentinvs por derecho propio. A ellos va dedicada la selección musical de DJ Sebitas: aqui, aqui, aqui, aqui, aqui (lo siento, esto último era una debilidad de Aurelius).

Abrazos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.