Artículo preparado para Lvcentinvs por Mario Pomares, alumni del Magister Lvcentinvs y miembro de la AAAML.

La Sentencia comentada tiene por objeto una petición de decisión prejudicial planteada por el Tribunal de asuntos económicos finlandés, relativa al alcance del concepto de evocación establecido en el artículo 16.b) del Reglamento nº 110/2008, del Parlamento y del Consejo, relativo a la definición, designación, presentación, etiquetado y protección de las indicaciones geográficas de bebidas espirituosas.

El litigio principal consiste en una decisión de la Autoridad reguladora y supervisora de asuntos sociales y sanitarios de Finlandia por la que, a propuesta de la Comisión Europea, se prohibía a la sociedad Viiniverla comercializar la bebida “Verlados”, por considerarla una evocación (conforme al artículo 16.b del Reglamento 110/2008) de la Indicación Geográfica francesa “Calvados”.

En las tres cuestiones prejudiciales resueltas por el Tribunal de Justicia se establece lo siguiente:

1. A la hora de valorar si existe evocación de una denominación protegida se debe tener en cuenta la expectativa presumible de un consumidor medio, normalmente informado y razonablemente atento y cuidadoso. Recoge, en consecuencia, el Tribunal de Justicia la jurisprudencia asentada relativa a la normativa de protección del consumidor sobre el nivel de atención del consumidor. Y lo justifica en el principio de proporcionalidad, tal y como fue establecido en el apartado 28 de la sentencia Estée Lauder, C-220/98.

Cabe mencionar que tanto la Comisión como el Gobierno italiano opinaban que no es necesario referirse al concepto de “consumidor” para apreciar la evocación, al suponer un concepto objetivo.

Entiendo que sí es necesario referirse al concepto de “consumidor”, ya que el concepto de evocación que previamente ha dado el Tribunal de Justicia (sentencia Bureau national interprofessionel du Cognac, C-4/10 y C-27/10, apartado 56; sentencia Consorzio per la tutela del formaggio Gorgonzola, C-87/97, apartado 25 y sentencia Comisión/Alemania, C-132/05, apartado 44) se refiere a un supuesto en el que el término utilizado incorpora parte de una denominación protegida, de modo que se lleva al consumidor, a la vista del nombre del producto, a pensar, como imagen de referencia, en la mercancía que se beneficia de esa denominación. En consecuencia, se ha de atender a la reacción del consumidor ante la denominación utilizada, pero sería discutible que se tenga que tomar como referencia al consumidor definido conforme al principio de proporcionalidad, que valora tanto el riesgo de engaño al consumidor como las exigencias de la libre circulación de mercancías; y ello porque el Tribunal de Justicia ha matizado que puede haber “evocación” incluso a falta de riesgo alguno de confusión por parte del público (sentencia Consorzio per la tutela del formaggio Gorgonzola, C-87/97, apartado 26 y sentencia Comisión/Alemania, C-132/05, apartado 45).

Matiza igualmente el Tribunal de Justicia que el concepto de consumidor comprende al consumidor europeo y no únicamente al consumidor del Estado miembro en el que se fabrica el producto que da lugar a la evocación de la Indicación Geográfica.

2. Para apreciar si existe evocación, el Tribunal de Justicia ya ha establecido que debe considerarse la semejanza fonética y visual entre las denominaciones (sentencias Consorzio per la tutela del formaggio Gorgonzola, C-87/97, apartado 27, Comisión/Alemania, C-132/05, apartado 46 y Bureau national interprofessionel du Cognac, C-4/10 y C-27/10, apartado 57) y los posibles factores que indicaran que esa semejanza no es fruto de circunstancias fortuitas (sentencia Consorzio per la tutela del formaggio Gorgonzola, C-87/97, apartado 28); matizando en la presente sentencia que carecen de pertinencia circunstancias como que la denominación “Verlados” se refiere al nombre de la empresa fabricante de la bebida (Viiniverla), así como al del pueblo de Verla, que la bebida “Verlados” sea un producto local fabricado en el pueblo de Verla y que solo se comercializa localmente y en pequeñas cantidades.

Aunque tales circunstancias pudieran llevar a que el consumidor finlandés no sufra error, las mismas carecen de pertinencia a la hora de valorar la evocación (ya que el consumidor pertinente es el europeo y no solo el finlandés y ya que la evocación no requiere que haya riesgo de confusión).

3. Establece finalmente el Tribunal de Justicia que, si se determina que una denominación constituye una evocación al amparo del artículo 16.b) del Reglamento 110/2008, no puede ser autorizada su utilización, incluso a falta de todo riesgo de confusión.

No hay comentarios

Dejar respuesta


Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.