**Artículo preparado para Lvcentinvs por Pablo Fdez.-Rebollos H., alumni del Magister Lvcentinvs**

El pasado 10 de diciembre de 2015, la Sala Octava del Tribunal General dictó sentencia en en el asunto T-615/14, en virtud de la cual se denegaba al Futbol Club Barcelona (F.C.B), el registro como marca comunitaria de un signo consistente, únicamente, en la silueta de su escudo.

La solicitud como marca comunitaria de la silueta del escudo del F.C.B., tuvo lugar el 24 de abril de 2013, para las clases 16, 25 y 41 del Arreglo de Niza. La solicitud fue rechazada para la totalidad de los productos y servicios solicitados, por lo que la solicitante interpuso el correspondiente recurso, que fue desestimado mediante resolución de 23 de mayo de 2014.

El F.C.B. fundamentó su recurso en infracción del artículo 7, apartado 1, letra b) y del artículo 7, apartado 3, ambos del Reglamento nº 207/2009, sobre la Marca Comunitaria (RMC).

En su resolución, el Tribunal hace un interesante análisis sobre el concepto de “carácter distintivo” y es que, ante las alegaciones del F.C.B., el TJUE entiende que “el carácter distintivo de un signo no está supeditado a cierto grado de creatividad o de imaginación lingüística por parte de su titular” sino que lo que hay que tener en cuenta es “si el signo en cuestión permitirá al público diferenciar el origen de los productos o servicios designados, de los de otras empresas”.

Por lo anterior, y si bien es cierto que el Tribunal hizo alusión a que en determinados sectores es habitual el uso de perfiles de formas diversas, también puso de manifiesto que dada su banalidad, esas formas no son percibidas por el público como marcas, sino como “simples elementos decorativos de los productos a los que se apliquen” .

Por cuanto antecede y dada la simplicidad del signo solicitado, el Tribunal resolvió que la silueta del escudo del F.C.B., por sí sola, carece de carácter distintivo suficiente como para acceder al registro, pues ninguno de los elementos que lo componen es ni “apto” ni “suficientemente llamativo” como para que el consumidor pueda distinguir los productos o servicios de la demandante de los de otra empresas, desestimando así el el primer motivo de recurso.

En el segundo motivo de recurso, el F.C.B., alegó que la marca solicitada había adquirido carácter distintivo por el uso, de conformidad con el artículo 7, apartado 3 del RMC. Para fundamentar tal afirmación, la solicitante aportó los medios de prueba que consideró oportunos.  No obstante el Tribunal, de manera muy tajante, concluyó que los medios de prueba aportados por el F.C.B., no eran suficientes como para acreditar el carácter distintivo sobrevenido como consecuencia de su uso y que por lo tanto, no había quedado acreditado que el público al que se dirigen los productos en cuestión pudieran diferenciar su origen comercial del de otras empresas. A mayor abundamiento, indica el Tribunal en su resolución, que el F.C.B., tendría que haber acreditado el carácter distintivo de la marca adquirido por el uso “antes de la presentación de registro”.

En el presente caso, estamos de acuerdo con la presente resolución, pues entendemos que la simple silueta de un escudo, aun en el caso de contener mayor o menor grado de creatividad, no puede resultar suficientes “per se” para que el público destinatario sea capaz de percibir el origen empresarial de los productos en cuestión. No obstante y a la vista de las consideraciones realizadas por el Tribunal, nos preguntamos si la resolución hubiera sido distinta en el caso de que el F.C.B., hubiera presentado otros medios de prueba orientados a acreditar el carácter distintivo sobrevenido del signo solicitado. Y es que,  pensamos que al ser el F.C.B., de uno de los clubes con mayor poder económico del mundo y con mayor número de títulos tanto a nivel nacional (23 Ligas, 11 Supercopas de España y 27 Copas del Rey), como europeo (5 Copas de Europa, 4 Recopas de Europa y 5 Supercopas de Europa) como internacional (3 Mundialitos de Clubes) no le habría resultado demasiado difícil acreditar el carácter distintivo sobrevenido para los productos de las clases 16, 25 y 41 del Arreglo.

Compartir
Artículo anteriorHasta el año que viene
Artículo siguienteAño nuevo, reseña jurisprudencial nueva
Desde la Asociación de Antiguos Alumnos del Magister Lvcentinvs y la Universidad de Alicante (España), información actualizada sobre los avances en materia de propiedad intelectual y de Derecho internacional privado para juristas europeos e iberoamericanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.