Para cerrar este frenético mes de octubre en el que el Tribunal de Justicia ha publicado nada menos que seis Sentencias relacionadas con Propiedad Intelectual, empezamos Noviembre con la última de ellas, la Sentencia del Tribunal de Justicia de 29 de octubre de 2015 en el Asunto C-490/14, Freistaat Bayern.

La Sentencia trata de la naturaleza de los “elementos independientes” que componen una base de datos, y viene a refrendar lo establecido al respecto en Sentencias anteriores como las Sentencias en los Asuntos C-444/02 Fixtures Marketing y C-30/14 Ryanair reseñada por Gilberto aquí.

Hechos

 Los hechos que motivan la cuestión prejudicial del Bundesgerichtshof son (cortita y al pie como nos gusta en esta sección):

– Verlag Esterbauer utilizaba los datos obtenidos de los mapas topográficos del Estado Libre de Baviera para la elaboración de sus guías y libros de viajes orientados a ciclistas y patinadores.

– El Estado de Baviera interpuso una demanda reclamando el cese de tales prácticas así como la indemnización de los perjuicios causados.

– Tras la estimación íntegra en primera instancia, la Sentencia fue revocada parcialmente en apelación denegando las peticiones formuladas en base a la protección como base de datos de los mapas, cuestión que fue objeto del recurso de Casación del que trae causa la cuestión prejudicial que nos ocupa.

Cuestión prejudicial

Partiendo de la definición que da el artículo 1.2 de la Directiva 96/9/CE sobre la protección jurídica de las bases de datos “las recopilaciones de obras, de datos o de otros elementos independientes dispuestos de manera sistemática o metódica y accesibles individualmente por medios electrónicos o de otra forma.” El Bundesgerichtshof pregunta al Tribunal de Justicia, si:

– al valorar si los datos contenidos son independientes o no,

– es necesario atender a todo valor informativo o

– únicamente a la finalidad perseguida por la recopilación y teniendo en cuenta el comportamiento típico del usuario.

Decisión

Antes de pronunciarse el Tribunal de Justicia hace un repaso al estado de la cuestión, con cita expresa a las Sentencias referidas anteriormente, entre otras:

En primer lugar, reafirma que el concepto base de datos ha de entenderse de manera amplia y al margen de consideraciones de índole “formal, material o técnica”.

En segundo lugar, que un elemento independiente puede estar constituido no sólo por datos individuales, sino por combinaciones de datos.

En tercer lugar, que lo relevante es que tal elemento, para ser considerado independiente, tenga un valor informativo autónomo.

Y, finalmente, que una interpretación como la propuesta, que subordina el valor informativo a la finalidad perseguida por la recopilación, casaría mal con la amplitud que el legislador ha querido dar al concepto base de datos (no se si se ha perdido algo en la traducción del alemán, pero el argumento está un poco cogido con pinzas).

Para concluir que: “los datos geográficos extraídos de un mapa topográfico por un tercero con el fin de elaborar y comercializar otro mapa conservan, después de su extracción, un valor informativo suficiente para poder calificarse de «elementos independientes» de una «base de datos» a efectos de esa disposición”.

Pues eso, así sea.

Podéis seguirme en Twitter en @vicentinvs

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.