**Entrada preparada para Lvcentinvs por Vicente Zafrilla 

Como en Luxemburgo no hace este calor, tanto el Tribunal General como el Tribunal de Justicia siguen trabajando a pleno rendimiento, haciéndonos un poco más dura, si cabe, la cuesta pre-vacacional.

Nosotros por nuestra parte seguimos desgranándoos los puntos más relevantes de la jurisprudencia para que las acompañéis con un vasito de gazpacho bien frío.

Sentencia del Tribunal General en el asunto T-184/12 “Headstrip”

En primer lugar, tenemos la Sentencia del Tribunal General de 9 de julio de 2014, en el caso T-184/12 relativo a la aplicación del artículo 8.3 del Reglamento de Marcas como motivo de oposición relativo a un registro de marca. (Marca comunitaria/ marca de agente).

En la misma, el Tribunal entiende que la Sala de Recursos actuó correctamente al considerar que la oponente/recurrida era titular de un derecho anterior de conformidad con el derecho australiano y que de los correos electrónicos intercambiados entre ambas partes con carácter anterior a la solicitud de marca impugnada, que fueron aportados como prueba, se extraía la existencia de un vínculo entre ambas partes destinado a la creación de una base para la comercialización a gran escala de los productos en la Unión Europea.

Tal vínculo implica la preexistencia de una relación general de confianza y de lealtad hacia el titular de la marca que es base suficiente para invocar la prohibición relativa de registro del artículo 8.3 del Reglamento y por lo tanto, se confirma la resolución recurrida y se deniega el registro.

Sentencia del Tribunal General en el asunto T-520/12 “Gifflar”

También el día 9 de julio, se dictó la Sentencia del Tribunal General en el asunto T-520/12, en relación al artículo 7.1.b) y c) y 7.3 del Reglamento de Marcas (Marca comunitaria/ motivos absolutos de denegación/ marca descriptiva o falta de distintividad).

El Tribunal refrenda la decisión de la OAMI, confirmando la denegación (parcial) de la marca “gifflar” (mixta) para los siguientes productos “Pan, galletas, biscotes, tartas, pastelería y confitería” dado que la misma es descriptiva, en sueco, de un tipo de panecillo.

El TG considera que el elemento figurativo y la tipografía del signo no son suficientes para alterar el mensaje plenamente descriptivo del elemento verbal.

También confirma la decisión de la Sala de Recursos al considerar que no ha quedado acreditada la distintividad adquirida del signo, dado que en ningún momento se ha probado por parte de la solicitante que el consumidor sueco perciba el signo como marca, en especial teniendo en cuenta que el signo siempre aparece acompañado por la marca “Pågen”, que en la mayoría de envases aportados como prueba, la denominación “gifflar” aparece acompañada de algún elemento descriptivo del aroma del mismo (chocolate, vainilla…) y que muchos de los competidores del solicitante utilizan dicha denominación de manera descriptiva. Adicionalmente, el solicitante no aporta prueba del uso de la marca en Finlandia, donde el signo también tiene carácter descriptivo.

Por lo tanto se rechaza el recurso y se confirma la Resolución de la Sala.

Sentencia del Tribunal de Justicia en el asunto C-126/13-P “ecoDoor”

Por otro lado, el Tribunal de Justicia con fecha 10 de julio de 2014, ha dictado sentencia en el asunto C-126/13-P que versa sobre el rechazo de la marca “ecoDoor” (verbal) en base al artículo 7.1.c del Reglamento de Marcas. (Marca Comunitaria/ motivos absolutos de denegación/ marca descriptiva).

El Tribunal confirma la Sentencia del Tribunal General, concluyendo que una marca que es descriptiva de una parte de un producto, puede ser descriptiva de la totalidad del producto si la característica de tal parte es susceptible de causar un impacto significativo en una de las características esenciales del producto. (En este concreto caso, aparatos y maquinarias en clases 7, 9 y 11).

Sentencia del Tribunal de Justicia en los asuntos acumulados C-325/13 y C-326/13 “Peek & Cloppenburg”

El mismo día 10, el Tribunal de Justicia falló en los asuntos acumulados C-325/13 y C-326/13 en la que se deniegan dos registros de marca comunitaria “Peek & Cloppenburg”, en clases 25 y 35, en base al nombre comercial anterior “Peek & Cloppenburg” utilizado para los mismos productos y servicios. (Marca Comunitaria/ derecho nacional anterior)

Lo más reseñable de la decisión es que el Tribunal de Justicia, concluye que el artículo 8.4 del Reglamento de Marcas no exige para su aplicación que la persona que invoca un signo anterior frente a una marca posterior tenga un derecho a prohibir el uso de tal marca en el conjunto de un territorio nacional.

Y esto es todo por hoy. Seguiremos trabajando a cuatro manos para informaros de las novedades jurisprudenciales que vienen desde Luxemburgo.

** Muchas gracias Vicente!! Esperamos nuevas reseñas pronto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.