Después de las merecidas vacaciones para los miembros del Tribunal, retomamos la puesta al día de la sección de jurisprudencia de Lvcentinvs con las siguientes sentencias y conclusiones que nos llegan desde Luxemburgo.

Conclusiones del Abogado General de 5 de septiembre de 2013, asunto C-479/12, en el cual se trata la cuestión prejudicial planteada por el Bundesgerichtshof (Alemania).

La cuestión cuya resolución se pide al Tribunal de Justicia se refiere a la definición de los conceptos de “divulgación al público” y  “círculos especializados” así como de sobre la carga de la prueba en un procedimiento seguido sobre la imitación de un dibujo no registrado.

El AG propone al TJUE que responda del siguiente modo a las cuestiones prejudiciales planteadas:

1. El artículo 11, apartado 2, del Reglamento (CE) nº 6/2002 del Consejo, de 12 de diciembre de 2001, sobre los dibujos y modelos comunitarios, debe interpretarse en el sentido de que en el tráfico comercial normal un dibujo o modelo pudo ser conocido en los círculos especializados del sector de que se trate que operen en la Unión Europea si se difundieron imágenes del dibujo o modelo entre los comerciantes del sector de que se trate.

2. El artículo 7, apartado 1, primera frase, del Reglamento nº 6/2002 debe interpretarse en el sentido de que un dibujo o modelo, pese a haber sido divulgado a terceros sin condiciones expresas o tácitas de confidencialidad, no pudo ser conocido en el tráfico comercial normal por los círculos especializados del sector de que se trate que operen en la Unión Europea si sólo se dio a conocer a un único empresario de los círculos especializados o si se presentó en las salas de exposición de una empresa situada fuera del territorio de la Unión Europea y del ámbito de observación habitual del mercado.

3. El artículo 19, apartado 2, del Reglamento nº 6/2002 debe interpretarse en el sentido de que no prevé ninguna norma relativa a la carga de la prueba. No obstante, en una situación como la controvertida en el litigio principal, incumbe al titular del dibujo o modelo no registrado probar la concurrencia de las circunstancias que le facultan para el ejercicio de la acción de cesación prevista en este artículo demostrando que la utilización impugnada resulta de haber sido copiado el dibujo o modelo protegido.

4.Habida cuenta de la inexistencia de normativa de la Unión en la materia, corresponde al ordenamiento jurídico interno de cada Estado miembro determinar si la acción de cesación por infracción de un dibujo o modelo no registrado, prevista en los artículos 19, apartado 2, y 89, apartado 1, letra a), del Reglamento nº 6/2002, está sujeta a prescripción y, en su caso, determinar sus modalidades, siempre que se respeten los principios de equivalencia y de efectividad.

5. Habida cuenta de la inexistencia de normativa de la Unión en la materia, corresponde al ordenamiento jurídico interno de cada Estado miembro determinar si la acción de cesación por infracción de un dibujo o modelo no registrado, prevista en los artículos 19, apartado 2, y 89, apartado 1, letra a), del Reglamento nº 6/2002, está sujeta a preclusión y, en su caso, determinar sus modalidades, siempre que se respeten los principios de equivalencia y de efectividad.

6. El artículo 89, apartado 1, letra d), del Reglamento nº 6/2002 debe interpretarse en el sentido de que las acciones de destrucción, información e indemnización se regulan por el Derecho, incluidas las normas de Derecho internacional privado, del Estado miembro en el que se hayan cometido los actos de infracción o de amenaza de infracción por medio de los bienes controvertidos.

STG, de 6 de septiembre de 2013, asunto T-349/12

El Tribunal General desestimó el recurso del solicitante, confirmándose por tanto la decisión de la OAMI en la que se rechazó el registro de la marca “REVARO” (figurativa) por existir riesgo de confusión con la marca anterior “RECARO”.

STG, de 12 de septiembre de 2013, asunto T-492/11

El Tribunal General desestimó el recurso del solicitante, confirmándose por tanto la decisión de la OAMI en la que se rechazó el registro de una “marca figurativa que representa un tampón” por carecer de carácter distintivo para identificar «productos de higiene femenina» y «tampones».

* Si bien la decisión me parece correcta, lo que no entiendo es que si la OAMI denegó el registro de la marca en cuestión (MC Nº 9216805) si haya aceptado y registrado, para los mismos productos, una marca prácticamente idéntica (MC Nº 9216722):

22

05

MC Nº 9216805

MC Nº 9216722

** No me extraña que el solicitante recurriera, pues evidentemente existe una evidente incongruencia en las decisiones de la OAMI. En lo personal vuelvo con algo que he mencionado reiteradamente, ¿existe una sola OAMI o tantas OAMI como examinadores? Cualquier comentario es más que bienvenido.

Conclusiones del Abogado General de 12 de septiembre de 2013, asunto C-409/12 , en el cual se trata la cuestión prejudicial planteada por el Oberster Patent- und Markensenat (Austria).

La cuestión cuya resolución se pide al Tribunal de Justicia se refiere a las causas de caducidad  de una marca que se ha convertido en la designación usual en el comercio del producto para el que está registrada, sobre los sectores interesados cuyo punto de vista debe tenerse en cuenta para ello y sobre la inactividad del titular de la marca.

El AG propone al TJUE que responda del siguiente modo a las cuestiones prejudiciales planteadas:

– El artículo 12, apartado 2, letra a), de la Directiva 2008/95/CE debe interpretarse en el sentido de que los sectores interesados cuyo punto de vista ha de tenerse en cuenta para apreciar si una marca se ha convertido en la designación usual en el comercio del producto para el que esté registrada son principalmente los consumidores o usuarios finales. En función de las características del mercado, deberá tenerse en cuenta también el punto de vista de los profesionales que intervienen en la comercialización de dicho producto. Se entenderá que el mercado tiene características que aconsejan tener en cuenta el punto de vista de los profesionales de que se trate especialmente cuando éstos últimos ejerzan un determinado grado de influencia sobre la decisión del consumidor final de comprar o no el producto. Salvo cuando se dé el supuesto que se acaba de mencionar, para que la marca se haya convertido en la designación usual del producto para el que está registrada bastará con que sea entendida como tal por los consumidores finales, a pesar de que los comerciantes, que son precisamente quienes fabrican el propio producto final a partir de un producto semielaborado del titular de la marca y lo venden con esa marca con el consentimiento de dicho titular, sean conscientes de que se trata de una indicación de origen y, por regla general, no pongan de manifiesto este hecho frente a los consumidores finales.

– Para apreciar que se ha producido la caducidad de una marca, carece de relevancia la cuestión de si, por falta de alternativas equivalentes, los consumidores disponen únicamente de la designación de que se trate.

– Existe inactividad en el sentido del artículo 12, apartado 2, letra a), de la Directiva cuando el titular de la marca no adopta todas las medidas que resulten razonablemente exigibles en su caso concreto para protegerla frente a la posibilidad de que se transforme en designación genérica. Ello incluye ejercer la influencia que corresponda sobre sus licenciatarios.

STG, de 13 de septiembre de 2013, asunto T-320/10

El Tribunal estimó el recurso del solicitante de la nulidad y anuló la resolución de la Segunda Sala de Recurso de la OAMI (asunto R 962/2009-2). El Tribunal ha considerado que la marca impugnada (CASTEL) es descriptiva de los productos para los que se registró (clase 33).

Bueno por ahora es todo, prometemos volver con más sentencias tan pronto vayan siendo dictadas por el Tribunal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.