Una vez más estamos de vuelta intentando ponernos al día cuanto antes en lo que concierne a las sentencias dictadas en Luxemburgo, algunas de ellas de recomendable lectura.

Empezamos con dos interesantes sentencias del Tribunal de Justicia:
STJ, de 15 de marzo de 2012, asuntos acumulados C-90/11 y C-91/11, Marcas – Directiva 2008/95/CE − Causas de denegación o de nulidad − Expresiones verbales constituidas por una combinación de palabras y un grupo de letras coincidentes con las iniciales de esas palabras – Carácter distintivo – Carácter descriptivo – Criterios de apreciación.
El asunto proviene de sendas peticiones de decisión prejudicial planteadas, con arreglo al artículo 267 TFUE, por el Bundespatentgericht (Alemania),
Dicha petición se ha presentado en el marco de dos procedimientos, uno iniciado por el Sr. Strigl ante la Deutsche Patent- und Markenamt (Oficina alemana de patentes y marcas) y otro en el que se oponen Securvita Gesellschaft zur Entwicklung alternativer Versicherungskonzepte mbH y Öko-Invest Verlagsgesellschaft mbH en relación con el registro como marcas denominativas de la expresión «Multi Markets Fund MMF»–en el caso del primero de tales procedimientos– y de la expresión «NAI – Der Natur-Aktien-Index» –en el caso del segundo–.
El Tribunal de Justicia (Sala Tercera) declara:
El artículo 3, apartado 1, letras b) y c), de la Directiva 2008/95/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de octubre de 2008, relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros en materia de marcas, debe interpretarse en el sentido de que se aplica a una marca denominativa formada por la yuxtaposición de una combinación descriptiva de palabras y un grupo de letras no descriptivo, considerado aisladamente, cuando el público percibe este grupo de letras como siglas de dicha combinación de palabras porque reproducen sus iniciales y, de este modo, la marca en cuestión, tomada en su conjunto, puede considerarse una combinación de indicaciones o abreviaciones descriptivas que, por lo tanto, carece de carácter distintivo.

STJ, de 15 de marzo de 2012, asunto C-292/10, Competencia judicial y ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil – Notificación pública de actos judiciales – Ausencia de domicilio o de lugar de residencia conocido del demandado en el territorio de un Estado miembro – Competencia “en materia delictual y cuasidelictual” – Lesión de los derechos de la personalidad que pudo haberse cometido por la publicación de fotografías en Internet – Lugar donde se hubiere producido o pudiere producirse el hecho dañoso

El asunto proviene de una petición de decisión prejudicial planteada, con arreglo al artículo 267 TFUE, por el Landgericht Regensburg (Alemania).
Dicha petición se ha presentado en el marco de un procedimiento en relación con una acción de responsabilidad por consignar en un sitio de Internet fotos en las que G (nombre ficticio) aparecía parcialmente desnuda.
El Tribunal de Justicia (Sala Primera) declara:
1)      En circunstancias como las del litigio principal, el artículo 4, apartado 1, del Reglamento (CE) nº 44/2001 del Consejo, de 22 de diciembre de 2000, relativo a la competencia judicial, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil, debe interpretarse en el sentido de que no impide que se aplique el artículo 5, número 3, del mismo Reglamento a una acción de responsabilidad por la gestión de un sitio de Internet frente a un demandado que es probablemente ciudadano de la Unión, pero que se halla en paradero desconocido, si el órgano jurisdiccional que conoce del asunto no dispone de indicios probatorios que le permitan llegar a la conclusión de que dicho demandado está efectivamente domiciliado fuera del territorio de la Unión Europea.

2)      El Derecho de la Unión debe interpretarse en el sentido de que no se opone a que se dicte una sentencia en rebeldía frente a un demandado al que, ante la imposibilidad de localizarle, se notificó el escrito de demanda mediante un edicto, de conformidad con el Derecho nacional, siempre que el órgano jurisdiccional que conozca del asunto se haya cerciorado antes de que se realizaron todas las averiguaciones que exigen los principios de diligencia y de buena fe para encontrar a dicho demandado.

3)      El Derecho de la Unión debe interpretarse en el sentido de que se opone a la certificación, como título ejecutivo europeoen el sentido del Reglamento (CE) nº 805/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de abril de 2004, por el que se establece un título ejecutivo europeo para créditos no impugnados, de una sentencia en rebeldía dictada contra un demandado cuyo domicilio sea desconocido.

4)      El artículo 3, apartados 1 y 2, de la Directiva 2000/31/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 8 de junio de 2000, relativa a determinados aspectos jurídicos de los servicios de la sociedad de la información, en particular el comercio electrónico en el mercado interior (Directiva sobre el comercio electrónico), no se aplica en una situación en la cual se desconoce el lugar de establecimiento del prestador de servicios de la sociedad de la información, puesto que la aplicación de esta disposición está supeditada a la identificación del Estado miembro en cuyo territorio está efectivamente establecido el prestador de que se trate.

STG, de 21 de marzo de 2012, asunto T-227/09, Marca comunitaria – Procedimiento de nulidad – Marca gráfica comunitaria FSMala fe del solicitante– Artículo 51, apartado 1, letra b), del Reglamento (CE) nº 40/94 (actualmente artículo 52, apartado 1, letra b), del Reglamento (CE) nº 207/2009)
El Tribunal estimó el recurso del oponente y anuló la resolución de la Cuarta Sala de Recurso de la OAMI (asunto R 529/2008-4).
STG, de 21 de marzo de 2012, asunto T-63/09, Marque communautaire – Procédure d’opposition – Demande de marque communautaire verbale SWIFT GTi – Marques internationale et nationale antérieures GTI – Motifs relatifs de refus – Similitude des produits – Article 8, paragraphe 1, sous b), du règlement (CE) n° 40/94 [devenu article 8, paragraphe 1, sous b), du règlement (CE) n° 207/2009] – Appréciation du risque de confusion – Rejet de l’opposition.

El Tribunal desestimó el recurso del oponente, por lo que se confirma el rechazo de la oposición. La marca solicitada puede ser registrada.

Blog Lucentinus

Compartir
Artículo anteriorACTA, PI y jurisdicción, mejor bitácora
Artículo siguienteGilberto Macias (@gmaciasb) nos trae la jurisprudencia del TJUE (II)
Aurelio López-Tarruella
Profesor Titular de Derecho internacional privado. Universidad de Alicante (España), Abogado Of Counsel de Baylos, Profesor del Doctorado Europeo EIPIN – Information Society (Horizon 2020 Marie Skłodowska Curie Action ITN-EJD 2016-2019) y de diferentes Masters y cursos en España y el extranjero. Consultor para OMPI, la Comisión Europea y el Parlamento Europeo en proyectos de propiedad intelectual. Autor y editor de diferentes publicaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.